Opinión | Charlas de bar

De cañas por Murcia con... Paquita Salas

Ilustración de Javier Balsalobre Orenes

Ilustración de Javier Balsalobre Orenes

La puerta del restaurante se abre y por fin entra. Lleva un cartón de churros en un brazo y un tupper grasiento con lo que parecen torreznos en el otro, del que también cuelga un bolso maxi. La melena rubia cardada denota haber sufrido los estragos del calor murciano y de su boca sale un resoplido. No trae muy buena cara.

«Pero bueno, Paquita, ¿qué has traído? Si te dije que invitaba yo», la saludo, pasando por alto que llega casi media hora tarde. "Calla, calla, qué disgusto. De lo que me acabo de enterar. Y encima me toca pasar el mal trago en un vegano", dice mirando a su alrededor en auténtico estado de confusión mientras deja los bártulos en la mesa y me enseña la pantalla de su móvil: "Mira lo que dice el tuip. Que Perales se ha muerto. ¡Perales!", exclama en voz alta, llamando la atención de todos los presentes, que la miran con una mezcla de sorpresa y fascinación. "Que no, mujer. Que es un fake. Está más vivo que nunca, dicho por él mismo", la tranquilizo. "¿Cómo que un fake?". 

Mientras llegan las cervezas le explico a mi acompañante el significado del término y le cuento que no es la primera vez que esto pasa. Un medio con fuentes de dudosa procedencia suelta la bomba y el bulo se expande como la pólvora en redes sociales. Decenas de usuarios ya estaban despidiéndose del pobre José Luis cuando él mismo compartió un vídeo para aclarar que estaba de parranda en Londres con su familia. La gente exprimiendo su imaginación para escribir "y se marchó" en Twitter junto a una foto del artista en blanco y negro y él, mientras, metiéndose entre pecho y espalda unos fish and chips. Maravilloso. 

Los casos de muertes falsas en redes, en los que se han visto involucrados famosos como Miley Cyrus, Barack Obama o David Bisbal (el de Almería compartió un tuit allá por 2016 en el que decía "Hello from the other side" para acallar los rumores), dan lugar a un fenómeno que solo algunos experimentan. Saber cómo va a reaccionar el mundo el día que faltes. Dejando el mal rollo y la falta de profesionalidad a un lado, Perales vio la cantidad de muestras de cariño que le dedicaron en apenas unos minutos. En cierta manera es bonito, supongo.

Que Perales siga entre nosotros alivia a Paquita y su expresión corporal se relaja mientras mastica el último trozo del churro que se ha comido mientras atendía a mi aclaración. «Bueno, pues ya sabemos por quien brindar», dice elevando su caña. Va a atacar el tupper cuando intercepto su movimiento y la animo a que pidamos algo de la carta de Vegan Queen. «Ya verás, me lo han recomendado. Mira qué pinta los bocadillos y hamburguesas. Te va a venir genial sacar comida vegana en tu instagram. #Veggie». Lo del hashtag parece animarla y ver pasar un bandeja con tekeños y aros de cebolla termina de convencerla.

Con la barriga llena y tras un intercambio de miradas cómplices y varias risas compartidas, voy a lo importante: “Paquita, ¿cuándo volveremos a verte en la pantalla?". El regreso de la serie es un asunto de Estado y no es una manera de hablar. Pedro Sánchez fue reclamado para que garantizara una nueva temporada durante una entrevista. Aunque dijo que había visto algunos episodios, no pudo prometer nada. El actor que la interpreta, Brays Efe, ya se ha mostrado en más de una ocasión harto de que le pregunten sobre el tema y, aunque él desea más capítulos, echa balones fuera. "Que yo entiendo que los Javis estén ocupados con otros proyectos, adivinando qué famosos hay detrás de las máscaras y valorando a drags, pero es que tienen abandonado lo mejor que ha salido de sus manos, y que 'Veneno' me perdone".

"¡Ay, cariño! Pues mira, ya sabes cómo es esto del mundo del espectáculo, siempre con sus altibajos y sus historias raras. Pero quién sabe, quizás pronto me veas de nuevo haciendo de las mías”, responde con un guiño.

Le suena el móvil. "Sí sí, estoy allí enseguida", dice al aparato. Cuelga y se gira hacia mí. "Amore, te tengo que dejar. Que tengo un evento de influencers con Xuso Jones aquí al lado. Probando con los ojos vendados los gazpachos de la Esteban, a ver si nota la diferencia. Va a ser un éxito".

Observo cómo se aleja, torreznos en mano y churros en la otra, y no puedo evitar pensar que definitivamente necesitamos una dosis de su irreverencia y autenticidad en estos tiempos tan surrealistas en los que el mundo llora la muerte de alguien que está vivo.