Opinión | Murcia D.F.

Gino 'El Deseado', pero no para líder local

La elección del expodemita para portavoz municipal en el Ayuntamiento de Murcia no le sitúa en la carrera por la secretaría local del PSOE en Murcia, que probablemente apostará por la bicefalia y cuya votación será en marzo

Parece que las bases y la militancia socialista han aceptado de buen grado la elección de Ginés Ruiz Maciá, el ex de Podemos, afiliado ahora al PSOE, para sustituir al dimisionario Enrique Lorca como portavoz de los socialistas en el Ayuntamiento de Murcia. Nadie ha dudado de su preparación y de su capacidad de trabajo, dos de las características que más se valoran en estos momentos, además de su talante y su ironía para desarmar a la ultraderecha y para, incluso, saltar el corralito regional y hacerse de querer en el ámbito nacional de las redes sociales.

En ese sentido, los socialistas han acertado una vez que ninguno de los concejales ni concejalas, a priori, han mostrado su interés por ocupar esa plaza que está bajo el escrutinio continuo del aparato del partido, una circunstancia que Ginés Ruiz Maciá, al que se le podría apodar ‘El Deseado’, debe conocer. No en vano es muy amigo de Enrique Lorca, uno de los que empujaron en el interno del PSOE para ficharlo como concejal en este mandato una vez que dimitió de portavoz podemita y se marchó de la Corporación municipal.

El trabajo de portavoz en este momento no es moco de pavo. La situación del PSOE no es nada cómoda teniendo en cuenta varios factores. Por un lado, la mayoría absoluta de los populares que lejos de pasar el rodillo en los plenos (como hacía Cámara) han optado por una estrategia más efectista para desesperación de los socialistas, que no es otra que enmendar todas las propuestas de la bancada de la oposición y hacerlas suyas. No dejando aire ni espacio a los otros grupos políticos. Y por otro lado, la soledad de una izquierda que se ha quedado sin compañeros ante la derecha y la ultraderecha. Los de Ciudadanos han desaparecido y también Podemos, lo que deja a los socialistas como únicos defensores de las medidas más progresistas. Hay que tener en cuenta que hace unos años, la izquierda estuvo representada hasta por tres partidos en el arco parlamentario del Ayuntamiento de Murcia (PSOE, Ahora Murcia y Cambiemos).

El modelo de municipio que el nuevo portavoz encarna puede ilusionar a muchas personas que buscan en la izquierda y el centro-izquierda una alternativa más allá de lo que se ha visto hasta ahora. Sin embargo, todas esas credenciales no hacen presagiar que Gino vaya a ser el elegido para secretario municipal del PSRM-PSOE, un cargo que sale a primarias y que esta misma semana cierra el plazo para presentar las precandidaturas. Los que se postulen deberán recoger un mínimo de avales (el 12% de los afiliados) y entregarlos como muy tarde el 23 de febrero.

Primero, está por ver si se liberará como portavoz (hasta ahora ha compatibilizado sus labores de abogado con su responsabilidad como edil). Y segundo, su afiliación reciente hace pensar que no conoce en profundidad la complejidad de las agrupaciones locales del PSOE, que tienen mucho peso en la toma de decisiones. Aunque es acertado pensar que esa puede ser su mayor fortaleza por contemplarlas con una mirada limpia, sin intoxicaciones, sin injerencias y sin mesas de camilla. Además, tampoco le fue bien cuando en Podemos compatibilizó los dos cargos: el de portavoz morado y líder local.

Una vez que se elimina a Gino como candidato a secretario local, se deben conjugar otros factores. Hay agrupaciones que creen que el tiempo dado por el regional es escaso y temen que se pueda producir un apaño desde el aparato del partido, algo que rechazan los que mandan en Princesa. Se puede girar el periscopio y pensar que pudiera ser la concejala Carmen Fructuoso, una hipótesis que hubiera podido cuadrar hace meses, por pertenecer ella a Marjalas, una de las agrupaciones poderosas con nombres en puestos importantes. En estos momentos su elección ha perdido fuelle, ya que ella misma ha decidido dar un paso atrás y dejarse la liberación completa como concejala y volver a desarrollar su carrera laboral. Las quinielas no han hecho más que empezar ante una posible bicefalia. Entre miércoles y jueves, las cartas ya estarán bocarriba. ¿Habrá sorpresas? Seguro que sí. Por nadie pase.