Siete policías locales de Alguazas se marchan del municipio: cinco se van a Murcia y otros dos a Molina de Segura. Con la desbandada, el municipio con más volumen de delincuencia (según afirman los propios agentes) de la Vega Media se queda en cuadro. Los municipales piden irse de Alguazas porque «es el pueblo con más volumen de trabajo y, a la vez, peor pagado de toda la Vega Media», explican. 

Los agentes que se van a Murcia y a Molina por movilidad tardarán aún un par de meses en marcharse, pues se tienen que cumplir los plazos legales de reclamaciones y la publicación de las listas definitivas.

La movilidad es un concurso de provisión de puestos de trabajo: el policía que gana un puesto en, por ejemplo, Murcia, cambia de municipio, aunque mantiene su plaza en Alguazas. El Ayuntamiento puede cubrir esa plaza y, el día de mañana, si el agente quiere volver, puede incorporarse en el momento en que quede una vacante. Como si fuese una excedencia. Solo durante dos años.

"Los que quedan se organizarán con las bolsas de horas", explica la alcaldesa,

«Se está yendo todo el mundo porque es un sitio conflictivo», apuntan desde el sindicato Comisiones Obreras, que tiene claro que «los ayuntamientos tienen que mejorar las condiciones laborales y económicas de los policías para evitar que se vayan».

Un problema que sucede también, apuntan, en Moratalla, donde muchos agentes han pedido el traslado a Calasparra. En este caso, no por excesiva delincuencia, sino porque tienen pésimas condiciones laborales. 

«Queda probado que, cuando abren las plazas de movilidad ayuntamientos como Murcia, Molina o Lorca, hay un efecto llamada», apunta el portavoz del PSOE en Alguazas y anterior alcalde, Blas Ángel Ruipérez.

Plantilla mermada

«El número de agentes que se van nos provoca una situación del déficit en la plantilla, y el actual equipo de Gobierno todavía no ha puesto en marcha la oferta de empleo público para cubrir las vacantes que puedan quedar».

La alcaldesa de Alguazas, la popular Silvia Ruiz, confirmó a LA OPINIÓN que los agentes se van por «plazas de movilidad» y sentenció que el municipio «no se puede quedar con siete policías menos». 

A la pregunta de cómo se hará para cubrir los turnos, la regidora consideró que esa planificación corresponde al jefe de la Policía Local, ya que «ellos tendrán que organizarse su trabajo, hasta que no se pongan más plazas, entiendo que con las bolsas de horas, con horas extras». 

«No podemos dejar ningún turno sin policías, ellos sabrán los servicios mínimos que han de hacer», subrayó la alcaldesa.

Reyertas constantes con armas blancas, tiroteos, okupaciones de inmuebles un día tras otro y faltas de respeto y amenazas constantes a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, a quienes llegan a agredir físicamente. Muchos policías locales aseguran que no quieren trabajar en la Vega Media de la Región de Murcia