Medio centenar de fiscales de diferentes partes de España se dan cita hasta este miércoles en Cartagena en el marco de la ‘Reunión de la red de fiscales de Medio Ambiente y Urbanismo’, una iniciativa de Antonio Vercher, fiscal de Sala coordinador de Medio Ambiente y Urbanismo.

En estas jornadas, los participantes hablaron de la importancia de reforzar la coordinación entre el Ministerio Público y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, en especial las distintas policías locales en la lucha contra el expolio del patrimonio, explicó a este diario el fiscal superior de la Región, José Luis Díaz Manzanera.

Manzanera admite que es difícil localizar a quienes roban en yacimientos o los pillan y el delito ha prescrito

Aunque dejó claro que las relaciones con equipos como el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) « son bastante buenas y muy fluidas», admitió que «siempre hay aspectos que se pueden mejorar» en la protección del patrimonio histórico y para «perseguir las infracciones».

En cuanto a las policías locales, son las que actúan habitualmente de primeras en cada municipio, y conocen la zona y a sus vecinos, por lo que pueden establecer, por ejemplo, controles en yacimientos de una forma más eficaz. De ahí la importancia de fortalecer la coordinación entre el Ministerio Público y estos cuerpos. 

Un momento de la inauguración de la reunión de fiscales en Cartagena. Ayto. Cartagena

«Por la vía penal son pocos los procedimientos», detalló el fiscal superior, al tiempo que precisó que el asunto de los expolios «está muy controlado por la Administración» y, la mayoría de las veces, «se queda en infracciones administrativas».

Aunque en tierras murcianas se han producido «mucho expolio en yacimientos arqueológicos», lo cierto es que en ocasiones «es complicado conseguir localizar a los responsables» de estos delitos, afirmó Manzanera.

En este sentido, manifestó que en muchas ocasiones los investigadores han descubierto «en el domicilio de determinadas personas, objetos proceden de expolio», lo que ocurre es que «desde la sustracción de esos objetos ha pasado mucho tiempo», tanto que muchas veces «el delito incluso ha prescrito», admitió.

En cuanto a casos que sí llegarán a juicio, y por la vía penal, Manzanera aludió al del archivo documental de Juan de la Cierva, que «una persona tenía medio destrozado en unas dependencias sin cuidado alguno». La Fiscalía pide dos años y tres meses de prisión para el secretario de la Fundación Juan de la Cierva, investigado por daños al patrimonio histórico por el descuido y abandono de los fondos documentales del archivo del inventor.

De patrimonio histórico se habló en una de las mesas de la jornada de este martes, en la cual participó, junto a otros expertos, Elena Ruiz Valderas, doctora en Historia antigua y Arqueología y directora del Museo del Teatro Romano de Cartagena.

Al terminar las jornadas, ya por la tarde, los fiscales tuvieron la oportunidad de visitar el Museo Nacional de Arqueología Subacuática y el Teatro Romano. De hecho, la reunión se celebra en la ciudad portuaria porque «uno de los temas era patrimonio histórico y obviamente Cartagena es un ejemplo de cómo gestionarlo», apunta Manzanera.

Manzanera, en la visita de los fiscales al Teatro Romano. R.D.C.

La jornada de los fiscales se reanuda a las diez de la mañana de este miércoles, con una mesa sobre aguas y extracciones. ‘Perspectiva europea’ fue otro de los asuntos que se abordó en la sesión de este martes.