La Guardia Civil encontró varias escopetas de caza y tres armas cortas en el domicilio de Carlos Patricio B. M., el hombre detenido por presuntamente matar a tiros a un vecino de Mazarrón, de nombre Younes, en una cafetería del Puerto.

Según aseguraron allegados de la víctima, Younes y Carlos Patricio no se conocían de nada. La agresión que acabó en crimen se produjo en un establecimiento hostelero, donde la víctima se encontraba con un amigo. Este relató que el presunto asesino increpó a una de las camareras del local, a la que reprendió, de forma despectiva, por estar con “moros”. Ahí comenzó una pelea en la que volaron botellas y mesas. El presunto asesino se retiró, fue a por una pistola, regresó y realizó varios disparos, dos de los cuales alcanzaron a Younes. 

Al lugar se trasladó una ambulancia, cuyos sanitarios atendieron in situ al herido, ya sin sentido pero que aún respiraba. La víctima, Younes, llegó con vida al hospital y le intubaron en la Unidad de Cuidados Intensivos del Virgen de la Arrixaca, pero lamentablemente no pudo sobrevivir a las graves lesiones que presentaba. Su cuerpo fue llevado al Instituto de Medicina Legal, donde se le hará la autopsia. La víctima tenía tres menores de edad a su cargo: un hijo propio y los dos hijos de su pareja. 

Tensión en el cuartel donde se encuentra el sospechoso del crimen de Mazarrón L. O.

Algunos allegados de la víctima mortal se personaban ayer en las dependencias de la Benemérita, donde permanecía el sospechoso, y protagonizaban escenas de tensión al sacar al individuo los agentes. El sujeto era trasladado a su casa, donde profesionales del Instituto Armado llevaron a cabo el registro, con el fin de intentar dar con pistas que posibilitasen el esclarecimiento de los hechos acontecidos la noche anterior. De ahí sacaron las armas de fuego.

Desde Convivir sin Racismo apuntaron que “a Younes lo mataron al grito de 'no quiero moros’, un asesinato que también debe ser investigado como delito de odio” y lamentaron que “el racismo ha subido un peldaño mortal en la Región de Murcia”.

El sospechoso, de nacionalidad española y arrestado cuando intentaba escapar por la playa, perteneció al Ejército del Aire y estuvo en la base de Alcantarilla, aunque llevaba años desvinculado del mundo militar. Fuentes próximas detallaron que arrastraba desde hace tiempo problemas mentales. Mañana pasa a disposición judicial en Totana, partido judicial al que corresponde el municipio de Mazarrón.

En memoria de Younes, se ha convocado una concentración en la puerta de la cafetería donde lo mataron. Será hoy a las ocho de la tarde.

Se trataría del tercer crimen del año en la Región de Murcia, tras el asesinato-suicidio de El Palmar en enero y la muerte a navajazos de Kevin en Jumilla en mayo.