IMPORTANTE

Fermín Aldeguer, el estirón del virtuoso de La Ñora

Con cuatro triunfos en la recta final de un Campeonato del Mundo donde ha logrado la tercera clasificación general pese a un mal inicio de año, Fermín Aldeguer, que comenzó a montar en moto con solo dos años, ha presentado sus credenciales para marcar el paso en un futuro próximo en MotoGP

Fermín Aldeguer con el trofeo del Gram Premio de Qatar junto a la Catedral de Murcia.

Fermín Aldeguer con el trofeo del Gram Premio de Qatar junto a la Catedral de Murcia. / JUAN TRUJILLO

Fermín Aldeguer Mengual (La Ñora, Murcia, 5 de abril de 2005), el hijo de Fermín ‘El Gomas’ y Rosa, ha vivido toda su vida rodeado de neumáticos porque su padre regenta un taller en su localidad natal. El progenitor nunca fue piloto, pero siempre ha estado vinculado a las dos ruedas. Y en el segundo cumpleaños de su primer hijo, le regaló una minimoto. Nadie podía imaginar que esa decisión iba a marcar la vida de un chico que lleva dos años haciendo historia en el Campeonato del Mundo de Moto2.

‘La Bicha’, esa primera moto que tuvo Aldeguer, le llevó a debutar en competición en el circuito alicantino de Villena con seis años. Desde entonces, en su vida todo ha ido a una velocidad endiablada, como ese estirón que dio cuando tenía 14 años, que supuso otro vuelco para su carrera deportiva, que en ese momento ya estaba ligada a los triunfos. Destacó en el Motodos y la Liga Interescuelas, para posteriormente ganar la Copa de España de minimotos, la Copa de Levante y la Cuna de Campeones.

En el año 2018, en su estreno en la European Talent Cup con el equipo Bester Capital Dubai Junior Team, consiguió ya dos podios para acabar décimo en la general. Su nombre empezó a sonar aún con más fuerza y, tras ser tercero en 2019 en la European Talent Cup, apareció en su vida Héctor Faubel, un valenciano que destacó en el Campeonato del Mundo.

Aldeguer, que siempre había sido un niño menudo, dio un importante estirón de estatura. Entonces tenía ya un acuerdo con un equipo de Moto3 para disputar el Mundial Junior, el Mugen Race Junior Team, pero la pandemia rompió todo y de repente se quedó sin moto. ‘El Gomas’ y Faubel le buscaron una alternativa más económica. Se enroló en el Europeo de Moto2 en la categoría de Superstock 600, con motos más grandes y adecuadas a su estatura.

Y en 2021 ganó el título en su primera vinculación con el equipo del italiano Luca Boscoscuro, además de destacar también en la Copa del Mundo de MotoE (motos eléctricas) a las órdenes de Jorge Martínez Aspar. Solo tenía 16 años, fue su primer contacto con el Mundial y el gran escaparate para que el equipo Speed Up, donde continúa en la actualidad, decidiera finalmente apostar por él para dar el salto al Mundial sin pasar por la categoría más pequeña. Y a mitad de 2021 tuvo la oportunidad de debutar en el campeonato logrando un duodécimo puesto con 16 años y 55 días que le valió para completar el resto del calendario antes de convertirse en piloto oficial en 2022 de la escudería italiana.

En 2024 voy a intentar luchar por el Campeonato del Mundo de Moto2 para llegar a la categoría reina siendo campeón

No tardó en hacer historia al lograr su primera ‘pole’ en entrenamientos, convirtiéndose en el piloto más joven en hacerlo en la categoría intermedia con 16 años y 362 días en el Gran Premio de Argentina. Sin embargo, en esa campaña no llegaron los podios, aunque en varias ocasiones estuvo coqueteando. La mala suerte, algunas caídas en los inicios de las carreras, casi siempre tirado por rivales, y la falta de experiencia le impidieron dar ese salto que ha llegado en un 2023 para enmarcar.

En el circuito inglés de Silverstone, ofreciendo una gran exhibición y después de ser cuarto en la anterior carrera en el circuito de Assen, Aldeguer se quitó de un plumazo una losa que le pesaba. La calidad era patente, pero faltaba soltar lastre. También había sido sexto en el circuito de Las Américas y octavo en Alemania. Pero faltaba pisar el cajón. Y lo hizo con un triunfo que supuso un antes y un después, aunque la explosión llegó en el sprint final.

Dos terceros puestos, en Indonesia y Australia, prendieron la llama de una traca que explotó en Tailandia, Malasia, Qatar y Valencia, donde Aldeguer dominó con firmeza el Mundial, demostrando que en 2024 será el candidato número uno a suceder a otro murciano, Pedro Acosta, en el palmarés, antes de dar el salto a MotoGP en 2025. Esa racha de cuatro triunfos consecutivos, que adornó con varios ‘Grand Chelem’, un título que se otorga cuando en un mismo fin de semana un piloto logra la ‘pole’ en entrenamientos, la victoria, la vuelta rápida en carrera y lidera todas las vueltas, no la había firmado ningún piloto desde Toni Elías en 2010 en la categoría intermedia del Mundial.

No ha pasado desapercibido el talento incuestionable de Aldeguer para los grandes equipos de la categoría reina. De hecho, a punto ha estado de dar ya el salto a MotoGP, algo que hará, a buen seguro en breve. En él se han fijado Valentino Rossi, Honda y los jefes de Ducati, la moto que domina el Mundial en los últimos años. Todos quieren tener a sus órdenes a este piloto que ha superado muchas trabas en el camino a base de trabajo y tesón. Porque nadie ha regalado nada a un joven que tiene en su familia a su más firme admiradora, su hermana Raquel, que siempre ha estado a su lado en los buenos y en los malos momentos.

«Mi principal oponente soy yo mismo, tengo que seguir con esta línea de continuar aprendiendo y ponerlo en práctica, pero está claro que Moto2 te puede sorprender, puede ganar cualquiera», ha reflexionado tras finalizar el año un Aldeguer que tiene claro que «ahora quiero ir a Moto GP siendo campeón. Había ganado una o dos carreras y no me había consolidado en la categoría, es momento de quedarse y de seguir aprendiendo, pero claro cuando al final empiezas a conseguir estos buenos últimos resultados, te consolidas a un nivel tan alto y te ves preparado, siempre te entran ganas de subir a MotoGP. Ahora vamos a intentar luchar por el Mundial para llegar a la categoría reina siendo campeón», dice.

[object Object]

La fidelidad ha marcado la carrera de Fermín Aldeguer, quien ha tenido a su lado en los últimos años, cuando más falta le hacía, a un club de fans que le ha ayudado en los momentos complicados, y también a varias empresas, especialmente dos, que apostaron por él económicamente, dándole ese sustento y seguridad que tanto necesita un piloto para seguir progresando.

Su club de fans, que prácticamente se creó cuando era un niño, ha ido creciendo conforme Aldeguer ha ido explorando nuevos campeonatos y sumando éxitos a su palmarés. Y también hay dos firmas de la Región, la correduría de seguros Gesa y Primafrio, que han sido fieles a la imagen y el buen hacer de un joven de La Ñora que sin hacer ruido se ha instalado entre los mejores del mundo.

Con el dorsal 54 en su carenado, un número que cogió por descarte y que posteriormente se dio cuenta que coincide con su fecha de nacimiento, el 5 de abril, galopa firme un murciano que está haciendo historia.