El tercer trimestre del curso escolar será presencial para los alumnos de Educación Infantil y Primaria de la Región de Murcia. A la vuelta de vacaciones de Semana Santa estos estudiantes podrían regresar por completo a sus aulas si se cumplen dos condiciones: que el 70% de los profesores y trabajadores de los centros educativos de la Región de Murcia hayan recibido la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus y que la situación epidemiológica lo permita, esto es si la incidencia de una cuarta ola de la pandemia no compromete el plan de regreso a las aulas y más si en el foco de los epidemiólogos de la Consejería de Salud están las nuevas cepas del coronavirus más contagiosas.

La comisión mixta de Salud y Educación ha valorado en su reunión de esta mañana la vuelta a la presencialidad de los alumnos de Infantil y Primaria y ha señalado que "estas dos circunstancias pueden avalar una medida que, en todo caso, estará supeditada a que se cumplan estas dos exigencias y que no se produzca una cuarta ola, sobre la que expertos sanitarios comienzan a alertar".

Los técnicos de Salud y Educación han constatado que "el descenso en el nivel de transmisión es lento y antes de modificar el régimen actual de medidas implantadas en los centros educativos es necesario analizar cómo puede afectar la Semana Santa, cómo se comportan las nuevas cepas y cómo influye la vacunación en docentes y demás trabajadores de los centros". Los expertos consideran que el nivel de vacunación del 70 por ciento se podría alcanzar en el plazo de unos dos meses. Según Salud todos los trabajadores y docentes de los centros escolares estaría vacunado antes de mayo. Hasta entonces, "se mantendrá un sistema que está ofreciendo buenos resultados y ha permitido situar a la Región entre las comunidades con una menor tasa de aulas en cuarentena y que, desde que comenzó el curso, no se ha visto obligada a cerrar ningún centro".

Según el dictamen de la comisión técnica, el sistema establecido desde el inicio del curso ha permitido reducir el aforo diario en los centros educativos y aportar un incremento de seguridad para alumnos y docentes que, por el momento, conviene mantener.

Por otra parte, la Consejería de Educación espera que la vuelta a la presencialidad de los alumnos de segundo de Bachillerato se pueda producir este mismo mes de marzo, "en atención a la importancia académica por tratarse de la última etapa de la Educación Secundaria" y que los primeros días de junio estos estudiantes deben afrontar las pruebas de acceso a la universidad (EBAU). Esta medida podrá adoptarse en torno a la segunda quincena del próximo mes, coincidiendo con la finalización de las clases de Formación Profesional en los institutos, de modo que los centros dispondrán de mayor espacio al quedar liberadas esas aulas. En una próxima reunión con los directores de los institutos de la Región se analizarán las medidas que se implementarán, bajo la premisa de no comprometer aforos.

Asimismo, la Consejería de Educación y Cultura también estudia la presencialidad para los alumnos con necesidades educativas especiales de 3º y 4º de Educación Secundaria Obligatoria, así como de Bachillerato. La comisión mixta anunció ayer que estaba estudiando unos umbrales de epidemiología para establecer la vuelta presencial a las aulas tras la presión desde hace semanas de distintas formaciones políticas y de la comunidad educativa.