Un prófugo de la Justicia, cuya identidad y edad no han sido facilitadas, se atrincheraba este sábado en una vivienda de Puerto Lumbreras cuando trataba de huir de la Guardia Civil, indican testigos y fuentes cercanas al caso. 

El episodio, que continúa abierto este sábado por la noche, comenzaba sobre las tres y media de la tarde, cuando el individuo, al ver a unos agentes, embistió su coche contra el vehículo de la Benemérita en el que estos desplazaban. A continuación, se encerró en una vivienda. 

El sujeto, de nacionalidad española, cuenta con varias requisitorias en vigor y se le estaba buscando, indica un portavoz del Instituto Armado, que confirma que el dispositivo se montaba alrededor de una vivienda del sospechoso.

El Cuerpo organizó entonces un amplio despliegue de agentes especializados y fuertemente armados, entre ellos miembros de la Unidad de Seguridad Ciudadana (USECIC) y del Grupo de Reserva y Seguridad (GRS), que ya se había movilizado a la Región con motivo del Carnaval de Águilas

El operativo se montó ante el grado de violencia que mostró el hombre y porque no se descartaba entonces que en la casa en la que se encerró pudiese tener armas. 

El sujeto sigue huido

Este domingo por la mañana, un familiar directo del sujeto abrió con llave la propiedad y los investigadores accedieron a la misma: el sospechoso se había zafado. Por tanto, el dispositivo alrededor de la casa concluyó y continuaron las pesquisas para dar con el sospechoso, detenerlo y ponerlo a disposición de la Justicia. 

El individuo sería un auténtico 'manitas'. Vecinos cuentan que el sospechoso, con numerosos antecedentes, hace tiempo que hizo un túnel en su propiedad para escapar sin ser visto, y comentan que posiblemente eso es lo que hizo el sábado, pese a tener su casa cercada.

Desde la Benemérita recuerdan que sin orden judicial no pueden irrumpir en una propiedad, a no ser que se esté cometiendo un delito flagrante. En este caso concreto, el dispositivo se mantiene, aunque se espera localizar y detener al individuo en breve.

La pasada Navidad, un sujeto se encerró en una casa de Cañada Hermosa, en Murcia, con un arsenal de armas de fuego y teniendo como rehén a su hermana, a la que había secuestrado antes en Molina de Segura. Se vivieron horas de tensión y hubo varios disparos.