Pleno

El PSOE se pone de parte de Adif y se abstiene en la moción de apoyo a la línea Murcia-Águilas

La iniciativa del Partido Popular sale adelante con los votos a favor de Ciudadanos, Vox y Podemos

Momento del Pleno del Ayuntamiento de Murcia, ayer. | JUAN CARLOS CAVAL

Momento del Pleno del Ayuntamiento de Murcia, ayer. | JUAN CARLOS CAVAL / JAIME FERRÁN

Jaime Ferrán

Jaime Ferrán

El Pleno del Ayuntamiento de Murcia aprobó ayer con los votos del Partido Popular, Ciudadanos, Vox y Podemos una moción del PP de apoyo al mantenimiento de la vía de Cercanías Murcia-Águilas, que Adif ha anunciado que cerrará durante al menos tres años, mientras llevan a cabo obras de soterramiento en la fase pendiente de la estación del Carmen, Barriomar y Nonduermas. Esta línea da servicio a los municipios de Murcia, Alcantarilla, Librilla, Alhama de Murcia, Totana, Lorca, Puerto Lumbreras, Pulpí y Águilas. Solo el PSOE se abstuvo.

Rebeca Pérez, concejala del PP, augura que el cierre de la conexión conllevará un aumento del uso del vehículo privado, algo que «va en contra de los principios de movilidad sostenible y de la Agenda Urbana al ser un factor que quiebra la reducción de emisiones y la mejora en calidad del aire».

Además, los populares consideran que «si se materializa esta actuación tan injusta, habrá consecuencias importantes para los trabajadores como la reducción de las cargas de trabajo debido a la disminución de maquinistas, interventores, personal comercial y de talleres, además de la afección a los comercios del entorno de la estación del Carmen».

La propia edil preguntó directamente al alcalde de Murcia, el socialista José Antonio Serrano, si se iba a «poner de perfil» y a «vestirse de Pedro Sánchez».

El PSOE, por su parte, sacó pecho por las inversiones en materia de infraestructuras efectuadas en la Región de Murcia por parte del Estado, «más de tres mil millones de euros de 2022 a 2027», al tiempo que recordaba que Adif conseguirá acortar en treinta minutos el trayecto a Águilas una vez finalizada la obra, cuando la vía quede totalmente electrificada y con el ancho internacional.

Además, el concejal socialista Andrés Guerrero dudó de que sea factible realizar las obras del AVE sin necesidad de cortar la conexión entre la capital del Segura y el municipio costero de Águilas. Sostiene que la «estrechez» del barrio de Barriomar hace «inviable» el desdoblamiento de la vía en la zona, por lo que esta medida podría provocar «más perjuicios a los vecinos». Además, afirmó que «el grupo popular es el menos indicado para hablar de infraestructuras ferroviarias en esta Comunidad».

Esta moción del PP es, según el PSOE, «prácticamente idéntica» a la que presentó Podemos hace dos meses. Entonces, el PP y el PSOE se abstuvieron, como recordó el portavoz morado, Ginés Ruiz, aunque Rebeca Pérez aseguró que fue porque Podemos se negó a instar al Gobierno central a mantener el servicio de Cercanías.

Ciudadanos, socio de Gobierno del PSOE en el Ayuntamiento, instó a todos los grupos a unirse en esta reivindicación. El teniente de alcalde, Mario Gómez, afirmó que «algún Gobierno tendrá que pararle los pies a Adif» y lamentó que los políticos regionales no hayan defendido a su propia comunidad por un «sentimiento de inferioridad».

José Ángel Antelo, portavoz de Vox, afeó al grupo socialista su actitud, afirmando que es «horroroso» lo que pretenden hacer a la Región y considerando que lo «lo más honrado» sería que los socialistas reconocieran que no están de acuerdo con Adif.