No hay día tranquilo en Nueva Condomina. La ruptura en las negociaciones entre Agustín Ramos y Felipe Moreno sigue coleando unas horas después. Aunque este martes habrá Junta de Accionistas, el presidente grana ha decidido aparecer este lunes en rueda de prensa para hablar de la crisis abierta después de que Felipe Moreno anunciase que renuncia a entrar en el Real Murcia a consecuencia de las divergencias surgidas en la negociación.

El Agustín Ramos "ilusionado y con ganas" que aterrizó en el Real Murcia en verano de 2021 es ahora un Agustín Ramos "cansado". Así lo ha explicado, cansado especialmente de vivir en una constante lucha por el poder promovida por otros accionistas.

Por eso, nada más sentarse en sala de prensa, el empresario no ha dudado en afirmar que está dispuesto a dimitir. "Pongo mi cargo a disposición de los accionistas", indicaba, añadiendo que no dudaría en "dar un paso atrás si Felipe u otro inversor llega con dinero y con ganas". "Yo vendo mis acciones y que otro coja el club", continuaba, señalando el cansancio por tener que luchar contra gente que "no suma".

La nueva crisis abierta en el Real Murcia solo unas horas antes de la Junta de Accionistas de este martes por la tarde explosionó el domingo. Confirmando las informaciones más pesimistas, Felipe Moreno rompía las negociaciones con Agustín Ramos y descartaba invertir en el club.

"Es una ruptura al 99%", indicaba Agustín Ramos, que dejaba claro que él no es el culpable de la situación. "He cedido hasta en cosas impensables si fuera mi empresa, porque entendía que tenía que hacerlo por el bien del Real Murcia, pero hay puntos que no puedo aceptar". "El primer decepcionado porque esto no salga soy yo", decía el presidente grana.

"Después de un primer borrador, se hizo un segundo contrato con cláusulas que no puedo aceptar porque perjudican al club", señalaba, mostrándose totalmente contrario a la petición de Felipe Moreno de no hacerse cargo de ninguna deuda anterior a su entrada en el accionariado.

"Aquí todo el mundo ha puesto su granito de arena para ayudar al club, por eso no me parece razonable que Felipe pida eso". También habló de que "no veo confianza entre los dos y si no creemos el uno en el otro esto no va a salir bien".

Por otro lado se mostró desilusionado al conocer que pese a que Felipe Moreno aseguraba que tenía bajo control a Mauricio García, ahora se conozca que el mexicano impugnará la Junta de este martes. Y recalcó que en estos meses han surgido necesidades económicas, pero "Felipe no se ha ofrecido a adelantar ni un euro".

Intentando trasladar esperanza a la afición, Agustín Ramos indicó que "aquí estoy yo, con Felipe o sin Felipe". Habló de tranquilidad, de otros posibles inversores y no cerró la puerta a que después de la Junta se pueda retomar la negociación con Moreno.

"Yo nunca abandono el barco"

Agustín Ramos dejó claro que está dispuesto a marcharse, pero que si nadie llega a coger el timón, él no va a abandonar el barco. "Podemos seguir adelante. El día que no pueda asumirlo, lo dejaré".

Este martes Agustín Ramos tendrá un 'match ball' en la Junta de Accionistas. Con solo 500.000 euros en acciones, el presidente grana queda en manos de otros accionistas que pueden pactar y echarle fuera. De hecho, desde hace un tiempo, Francisco Tornel mueve hilos para 'cortar la cabeza' al empresario. Pese a todos los movimientos, Ramos no tendrá problemas siempre y cuando mantenga el apoyo del KBusiness. En rueda de prensa, al ser preguntado por esta cuestión, decía no haber hablado con sus socios, pero recordaba que él es el máximo accionista de esa sociedad en la que siempre han llevado la voz cantante tanto Emilio García como Daniel Moreno.

"Lo normal es que el KBusiness vote a favor, pero puede pasar cualquier cosa", indicaba, añadiendo que "voy con toda la tranquilidad. Si sale a favor seguiremos y si sale en contra, pues me voy a casa a descansar".

Agustín Ramos también reconoció que ha sido el menos estratega de todos. "Yo siempre he sido noble, vine a ayudar y ahí está mi dinero. Siempre que ha hecho falta poner dinero lo he puesto, sin pensar en si era un préstamo participativo o un préstamo convertible". Y es que el empresario murciano, que se dejó asesorar completamente por los abogados del club se está ahora viendo perjudicado. Después de invertir más de 1,2 millones desde su llegada, ahora, accionistas como Tornel se niegan a que ese dinero sea convertido en acciones.