Kiosco

La Opinión de Murcia

FC Cartagena

El extraño caso Bodiger

La preferencia del jugador siempre ha sido escuchar a su club

Bogiger celebra un gol en su etapa en el FC Cartagena. | IVÁN URQUÍZAR

La gran temporada del FC Cartagena hizo destacar varios nombres por encima del resto. Marc Martínez, Rubén Castro, Pablo De Blasis o Yann Bodiger fueron algunos de los futbolistas que más despuntaron con actuaciones sobresalientes que llevaron al equipo a realizar la segunda mejor temporada de su historia, por lo que el FC Cartagena se lanzó, cuando tuvo ocasión, a por la renovación de sus pilares para asegurar la continuidad de una idea futbolística que tan bien estaba funcionando. Hubo negociación exitosa con Marc Martínez, infructuosa con De Blasis y sigue vigente la de Rubén, no obstante, las circunstancias con respecto a la renovación de Bodiger lo han convertido en un extraño caso difícil de descifrar.

Tras una silenciosa llegada al FC Cartagena después de descender con el Castellón y un inicio complicado con los cartageneros, el nivel de Bodiger no prometía. Sin embargo, una vez hecho a su nuevo equipo no solo pasó a ser imprescindible, sino que se convirtió en uno de los centrocampistas más distinguidos de Segunda División terminando la temporada con sensaciones inmejorables y unos números que no dejan lugar a la duda. Sus 40 partidos y 2.964 minutos sobre el césped le convierten en el cuarto jugador de campo más utilizado por Luis Carrión y sus cuatro goles y tres asistencias confirman su gran nivel en la pasada campaña.

Después de realizar la mejor temporada de su carrera y llegando ya al término de la competición, Yann Bodiger comenzó a despertar el interés de muchos clubes y recibió ofertas formales de Francia, Bélgica y España. El futbolista, libre desde enero para negociar con cualquier club, esperó al conjunto albinegro hasta que recibió la oferta de renovación en abril. Sin embargo, una disputa financiera entre las partes implicadas detuvo cualquier avance y el futbolista quedó a la espera de que se resolviera la diferencia.

Inexplicablemente para un jugador de la importancia del francés, el FC Cartagena no movió ficha durante casi dos meses, un tiempo en el que continuó esperando a su equipo el mediocentro mientras Eibar y Granada se sumaron a la puja por su fichaje con serias propuestas. A mediados de junio y aún sin noticias del conjunto cartagenero, Yann avanzó en su acuerdo con el Granada hasta dejarlo casi cerrado y desechó la oferta del Eibar.

Fue entonces, casi dos meses después de la última comunicación entre club y jugador, cuando la entidad albinegra envió su segunda y última oferta al futbolista. Tarde y a la desesperada, el Cartagena puso toda la carne en el asador para retener a Yann Bodiger a finales de junio, sin embargo, la propuesta no fue ni tan si quiera tenida en cuenta.

Bodiger rechazó la oferta del Cartagena de manera cordial manteniendo su profesionalidad y cuidando su buena relación con el club en todo momento, pero ya era demasiado tarde para llegar a un entendimiento para su renovación en Cartagena: el acuerdo con el Granada por dos temporadas era total a falta del anuncio oficial por parte del club nazarí, que se dio dos días después.

La extraña gestión en los tiempos de la renovación de Yann Bodiger por parte del FC Cartagena ha terminado propiciando la salida de un futbolista capital para la idea de juego del equipo. Los desentendimientos entre las partes, que se alargaron durante meses, han terminado pesando más que los tardíos esfuerzos cartageneros por llegar a un acuerdo y han acabado con una baja dolorosa para el equipo. En una temporada que se prevé complicada por el nivel de los contrarios junto con las dificultades económicas de los albinegros, la comisión deportiva debe dar en el clavo para salvar los huecos que van dejando las salidas.

Compartir el artículo

stats