14 de octubre de 2018
14.10.2018
CreaMurcia

Carmesí: Emoción convertida en canciones

Una de las finalistas del CreaMurcia en la categoría de Canción de Autor

14.10.2018 | 04:00
Carmesí

En 2016, la final del CreaMurcia Canción de Autor fue protagonizada exclusivamente por mujeres, en 2017 los finalistas fueron exclusivamente varones, y ahora vuelven a ser mujeres. El certamen municipal sigue siendo el gran río por el que fluye la continuamente renovada escena cantautoril murciana. Por él han pasado artistas de reconocido prestigio como Rozalén, Diego Cantero (Funambulista), Alondra Bentltey, Road Ramos o Muerdo. La trayectoria del concurso es espectacular. Tal vez esto sirva para justificar la alta participación (68 artistas se inscribieron en esta nueva entrega del certamen), que iguala la suma de las otros modalidades.

Carmesí, Carmen la Canija y Laura Uve son las finalistas, mientras que Jalisco fue seleccionado como reserva.

Los premios son 1.500 euros para el ganador, 800 euros para el segundo clasificado y 500 euros para el tercer puesto. Además, se facilitará el uso de locales de ensayo a los grupos seleccionados, se editará un CD que recopilará los temas de los grupos premiados, y tendrán la oportunidad de actuar en los festivales o eventos que se desarrollen en el municipio de Murcia.
 

El certamen presenta a una nueva generación de cantautores, apadrinados el próximo jueves por Marwan. cantautor y poeta, que esta vez regresa con banda para presentar Mis paisajes interiores, un disco-libro donde muestra la otra cara de las historias cantadas. 

Hablamos con Carmesí, quien junto con Carmen La Canija y Laura Uve son finalistas del  CreaMurcia 2018 en la categoría de Canción de Autor.

¿Quiénes sois y qué hacéis? Presentaos en unas líneas. Intentad ponerle nombre a lo que hacéis.
Soy Carmen cuando soy realista, y Carmesí cuando quiero volar. De hecho, en mi día a día soy profesora de guitarra, terminé el Grado Superior de Guitarra clásica hace casi dos años y poco antes el Grado de Educación Primaria, así que, en mi versión realista, mi faceta profesional está ligada a docencia y música, y me siento muy agradecida. Sin embargo, Carmesí va más allá; refleja la vertiente más artística y sincera de lo que supone la música para mí: dar rienda suelta a los sentidos y a las emociones y poder transformarlo en canción. Es aquello que verdaderamente me llena y me permite hacer vibrar al público, lo que, en mi opinión, es el fin último de la música.

¿Cómo fue poneros a cantar y componer? ¿Qué os empuja a componer canciones? ¿Cómo entráis en contacto con el CreaMurcia?
Lo de cantar va conmigo desde que era una enana. Lo de componer fue más delicado. Para mí era una asignatura pendiente, no por falta de ganas, sino por lo que yo creía que era falta de inspiración. Entonces sucede algo que te crea la necesidad de expresarte por un medio que no son sólo palabras, una especie de terapia para convertir una emoción indescriptible en armonía, melodía y letra. De hecho, fue en el momento de interpretarlo en directo delante del público cuando empecé a ser consciente de que podía transferir esa emoción a otras personas por medio de mis canciones, algo que aún me parece brutal. Llevaba años interesada en esta oportunidad que nos brinda Murcia, y fue en esta edición cuando sentí que era el momento de intentar participar.

Comentad las dos canciones que presentasteis al concurso.
Cuando leí en las bases que debíamos grabar dos canciones, sentí que debía ser así: Precipicio y Fría sentencia. La primera de ellas es la canción con la que me gusta abrir mis conciertos, porque tiene un arranque muy especial para mí. Es un tema bastante delicado que parece pedir disculpas por no haber estado a la altura de las expectativas de alguien, una de las canciones terapéuticas en las que intenté transformar una sensación desgarradora en metáforas y rimas. Fría sentencia es el relato de una situación cotidiana en la que tienes que ver a diario a una persona del pasado. Es un invierno hecho texto, el cual compuse en el mismo lugar del que habla la canción.

Una canción que marcara vuestra vida y os hubiera gustado componer.
Vuelve, de Andrés Suárez. Los versos de este gallego tienen la capacidad de romperte si coinciden con un momento complicado de tu vida, y para mí son todo un referente de poesía, profundidad y riqueza musical. Sin duda es uno de mis mayores referentes, aunque sigo muchos otros estilos y artistas.

¿Existe una escena cantautoril interesante en Murcia? ¿Algún nombre a destacar?
Ahora mismo encontramos varias generaciones de grandes cantautores en activo. Podría empezar nombrando a Road Ramos, de Molina además, como yo, cuya música me parece todo un modelo a seguir, tanto en calidad como en el esfuerzo y trabajo que se percibe que hay detrás. Dentro de mi generación más directa, me siento superafortunada de compartir escena con artistas como Eli Poveda, compañera superexpresiva y creativa con sus temas; o Halley, con quien pude compartir un pequeño concierto hace unos meses y con el que descubrí una de las voces masculinas más cálidas que he escuchado. Y por último, aunque podría extenderme mucho más, me encantaría destacar a Fidel Pairén, un chico que es todo arte y talento. Tuve la suerte de compartir con él la etapa anterior de semifinales, y ojalá siga trabajando en esto.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Especial

 

Cartagena Jazz Festival

Consulta todas las noticias del festival que se celebra del 2 al 24 de noviembre en Cartagena