Comienza la vida en libertad. Tahúlla y Tiko, dos de los cuatro linces ibéricos que llegaron a la Región de Murcia para comenzar la reintroducción de la especie en el sureste español, ya pueden recorrer las tierras altas de Lorca tras abrirse las puertas del vallado donde se aclimataban a su nuevo hábitat. Ambos ejemplares han pasado ocho semanas de adaptación en un amplio recinto, mientras que los otros dos linces, Torrealvilla y Tejo, saldrán en los próximos días, cuando la primera pareja coja un poco de rodaje en su nueva casa.

Los dos ejemplares que salieron el pasado viernes al medio natural van equipados con collar GPS, por lo que sus movimientos serán controlados gracias a las posiciones enviadas vía satélite. De esta forma arranca la segunda fase de la suelta blanda del proyecto Life Lynxconnect, basado en la reintroducción de esta especie en peligro de extinción del Catálogo de Especies Amenazadas de Fauna Silvestre de la Región de Murcia y tratada como especie extinguida al no conocerse ningún ejemplar establecido.

“El cercado de aclimatación permanecerá abierto durante unos días, ya que lo normal es que Tahúlla y Tiko regresen a su zona de confort, que es donde han estado habitando y cazando desde que llegaron a la Región. Estos días son clave para conocer si los animales se alejan o no de la zona donde han estado durante las últimas semanas y también para saber dónde se instalan”, argumentó el consejero de Medio Ambiente, Juan María Vázquez.

Tras completar esta fase, llegarán a los dos recintos de suelta blanda los cuatro linces ibéricos restantes, previsiblemente en la segunda quincena de mayo, ejemplares que también se repartirán en los dos cercados a razón de una pareja de macho y hembra en cada uno. En este caso, los ejemplares serán procedentes de Cáceres (tres de ellos, centro de cría de Zarza de Granadilla) y Jaén (centro de cría la Olivilla, en Santa Elena).

La Dirección General de Medio Natural es uno de los 21 socios en el proyecto LIFE ‘Creación de una metapoblación de lince ibérico (Lynx pardinus) genética y demográficamente funcional’, conocido como Lynxconnect y que coordina la Consejería de Sostenibilidad, Medio Ambiente y Economía Azul de la Junta de Andalucía.

Se trata de un proyecto transnacional de España y Portugal financiado por la Unión Europea para el desarrollo de acciones conjuntas para la conservación del lince ibérico. Su objetivo principal es conectar todos los núcleos de linces mediante la creación de nuevas áreas de presencia en zonas intermedias y crear nuevos núcleos con el fin de que la población global de lince ibérico se comporte como una metapoblación autosostenible.