El expresidente regional Alberto Garre vuelve a la política de la mano de Vox, que incluirá su nombre en uno de los puestos de salida (aún por concretar) de su lista electoral para la Asamblea Regional en los próximos comicios de mayo. Con este sonado fichaje, el partido de Santiago Abascal logra un descomunal golpe de efecto de consecuencias imprevisibles en el tablero electoral regional, ya que el histórico exdirigente popular, y fundador de Somos Región, conserva un tirón nada despreciable en el decisivo sector agroalimentario murciano y en el electorado tradicional de los populares. 

Cabe recordar que Garre abandonó la vida política activa en el año 2019, tras los discretos resultados cosechados por su proyecto político Somos Región, entre otras cosas, por la popularidad y la fuerza con la que Vox irrumpió en el panorama político regional. 

Aunque se llevaba tanteando esta posibilidad durante meses,  con un papel muy activo del presidente de Vox en la Región, José Ángel Antelo, su incorporación a este proyecto político se materializó ayer, según ha podido saber La Opinión, durante un almuerzo que mantuvieron el presidente nacional del partido, Santiago Abascal, y Alberto Garre en el conocido restaurante Dolan en la avenida de Burgos en Madrid.

Desde Vox están convencidos de que la llegada de Garre les dará el impulso suficiente para reeditar en la próxima cita electoral su histórica victoria en la Región de Murcia en las generales de 2019, con la que consiguieron, con sus casi 200.000 votos, romper por primera vez el bipartidismo de PP y PSOE que había imperado en la Comunidad desde la extinción de UCD. 

Alberto Garre, cuando presentó el partido Somos Región CRISTOBAL OSETE

Una de las cosas que más ha valorado Vox es que sobre la figura del exdirigente popular nunca se ha posado la sombra de la corrupción, sino todo lo contrario, siempre ha representado la facción del PP más crítica ante los diferentes escándalos que han salpicado al partido. Además, la coherencia y los principios que ha mantenido siempre ante aquellos temas que afectaban al campo murciano (su incansable batalla para defender el trasvase Tajo-Segura y reclamar el del Ebro) tampoco han pasado desapercibidos para el partido de Santiago Abascal. 

En su extensa carrera política, más de tres décadas con diferentes responsabilidades en el Ayuntamiento de Torre Pacheco, en la Asamblea Regional, en el Congreso de los Diputados y como presidente de la Región de Murcia por el PP durante 14 meses, destaca aquella vez que decidió, en el año 2008, en el Congreso, romper la disciplina de partido y votar, junto con el diputado murciano Arsenio Pacheco, contra la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, al entender que perjudicaba los intereses de la Región de Murcia en materia de agua ya que el texto incluía la derogación del trasvase Tajo-Segura. 

Otro episodio clave fue su salida del PP. En marzo de 2017, dos años después de ser relevado en la presidencia del Gobierno regional por el entonces consejero de Educación, Pedro Antonio Sánchez, se dio de baja del partido y acusó a los dirigentes de tapar casos de corrupción y de permitir la reelección de Pedro Antonio Sánchez al frente del PP regional pese a que estaba siendo investigado en el caso Auditorio, por el que recientemente ha sido condenado. Garre llegó a enviar una carta a Mariano Rajoy exponiendo su malestar respecto a la falta de acción ante la corrupción y por la marginación a la Región de Murcia, especialmente en materia de financiación y agua.

Alberto Garre nació en la pedanía pachequera de Balsicas Israel Sánchez

Ese mismo año creó la Plataforma Cívica de la Región de Murcia para dar voz a la ciudadanía y en 2018 fundó Somos Región, partido de corte regionalista con vocación reformista y regeneradora. Los discretos resultados obtenidos en los comicios de 2019, entre otras cosas por la fortísima irrupción de Vox, en los que no logró ningún escaño a nivel nacional o regional y, en las municipales, solo representación en tres de los quince municipios a los que concurrió, llevaron a Alberto Garre a dejar el partido y la primera línea política.

Como presidente de la Comunidad Autónoma destacan, entre otros logros, la limitación de mandatos de los presidentes a 8 años y la Ley de Transparencia. Además, durante su etapa consiguió desbloquear el contrato para que el Aeropuerto de Corvera fuera una realidad, acordó un gran pacto por el empleo con patronal y sindicatos e impulsó el Decreto de Sequía de 2015 con el Ministerio de Agricultura. 

Halaga a Tamames y arremete contra los aduladores de Pedro Antonio Sánchez 

Alberto Garre anunció en septiembre de 2019 que daba un paso atrás y abandonaba la primera línea política, pero nunca se ha marchado del todo. A través de las páginas de La Opinión, el expresidente de la Comunidad ha continuado compartiendo con los murcianos su capital intelectual y moral y su visión de los asuntos políticos más relevantes, entre los que destaca, por supuesto, la condena de Pedro Antonio Sánchez por el caso Auditorio o la moción de censura de Vox al Gobierno de Pedro Sánchez. 

Con respecto al destino judicial de Pedro Antonio Sánchez, Garre lanzaba un recado a todos aquellos que defendieron su inocencia. «Si PAS ha sido inhabilitado judicialmente, vosotros, los del «Yo con PAS», deberíais quedar políticamente inhabilitados para conformar las candidaturas de ese partido, pues sois capaces, ahora, de alabar a quien fue designado por el adulado condenado, poniendo de manifiesto que podéis adular hoy a Caín igual que a Abel mañana», indica en su artículo. Según Garre, si la sentencia que ha condenado al expresidente «es un hito indeseable en la política regional, lo de su sucesor, adulador ahora adulado, podría acabar en una gran traca».

Sobre el candidato de Vox para la moción de censura a Pedro Sánchez, Ramón Tamames, señaló que «actuó con contundencia intelectual acreditada, larga experiencia política acumulada y amor a España», y valoró que, aunque no doblegara con su discurso «la férrea disciplina de los grupos parlamentarios» sí pudo «seducir, desde la objetividad, a los españoles».