Kiosco

La Opinión de Murcia

Medio Ambiente

Inyectarán oxígeno al Mar Menor para evitar otra mortandad de peces

La Comunidad pretende realizar un ensayo en las zonas en las que se puede producir bolsas de hipoxia después de que los expertos afirmen que la laguna se encamina hacia otra 'sopa verde'

Trabajadoras limpiando ayer de fango y algas la orilla del Mar Menor en la Playa de las Antillas de La Manga. | IVÁN J. URQUÍZAR

La pesadilla se vuelve a repetir. El Mar Menor comienza a mostrar los primeros signos serios de la llegada de una nueva ‘sopa verde’ y de otro episodio de anoxia (falta de oxígeno en la laguna) en las próximas semanas debido a la proliferación de algas que surgen por la entrada de agua con nutrientes, el aumento de la temperatura, la falta de oxígeno en algunas zonas o la baja salinidad, entre otras causas.

El comité encargado de evaluar el estado ecológico de la laguna se reunió por la mañana en San Esteban para analizar su situación actual. «El Mar Menor nos está diciendo que no está bien». Así lo aseguraba ayer el portavoz del comité de seguimiento del estado de la laguna y jefe del servicio de Pesca y Acuicultura de la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente, Emilio María Dolores, quien resaltó que «comienzan a darse las condiciones» para que el ecosistema sufra de nuevo «otro proceso de eutrofización» y un nuevo episodio de anoxia que podría provocar de nuevo la mortandad de millones de peces y distintas especies que habitan la laguna. El portavoz, además, indicó que con el paso de los días y de las próximas semanas «la situación no va a mejorar».

Emilio María Dolores, ayer en rueda de prensa. | CARLOS GARCÍA

Aún así, Emilio María Dolores no cree que el episodio de anoxia se vaya a adelantar, a pesar de que se esté dando esta situación «en aguas someras y con altas temperaturas», lo que, según el miembro del comité, no hace posible predecir si habrá un episodio de forma «inminente».

La proliferación de algas Chaetomorpha linum, denominadas ‘cabello de ángel’, han comenzado a hacer acto de presencia en numerosas zonas del Mar Menor debido a las elevadas concentraciones de nitrógeno en el agua. Emilio María Dolores alertó de que solo ayer estaban entrando a través de la Rambla del Albujón a la laguna unos 653 litros por segundo de agua contaminada (una media de 152 microgramos por litro).

Asimismo, la totalidad de agua entrada desde el 1 de enero hasta el día de ayer era de 5,1 hectómetros cúbicos, «cinco veces superior que la del año pasado» en este mismo periodo de tiempo. El portavoz señaló que este agua tiene «unas cargas de nitratos y de fósforo muy elevadas» y que, en consecuencia, favorece la aparición de episodios de eutrofización en la laguna.

Por este motivo el propio ecosistema está transformando el exceso de nutrientes en algas. Solo en el mes de abril se han retirado 2.400 toneladas de algas, cuando el peor escenario previsto que estimaba el Gobierno regional era de unas 800 toneladas. Emilio María Dolores explicó que más de cien personas trabajan a diario para retirar estas algas bajo un protocolo de la Dirección de Medio Natural, con el fin de no poner en riesgo la fauna y flora del ecosistema.

PARÁMETROS (Últimos datos referentes al pasado 27 de abril)


1. Temperatura media

La temperatura media era de 18,53 grados y la previsión es que siga aumentando con la llegada de los meses de verano.

2. Turbidez

La turbidez registró 1,36 FTU, mejor que en semanas anteriores al haber parado los arrastres por las lluvias.

3. Clorofila

La clorofila media es de 1,1 microgramos por litro, si bien se han detectado valores de hasta 2,6 microgramos en algunas zonas que demuestran que «el proceso eutrófico puede estar comenzando» en aguas profundas.

4. Oxígeno

Tiene un valor medio de 7,75 miligramos por litro, un valor «sobresaturado» que baja a los 5,5-6 miligramos en algunas zonas, hecho que se podría extender a otras.

5. Salinidad

Cuenta con una media de 39,6 PSU, un valor que se encuentra levemente por encima que el del Mediterráneo.


A la espera de la autorización

Ante los datos que evidencia la falta de oxígeno en varias zonas, la Dirección General del Mar Menor ha realizado el pliego para licitar el ensayo que pretende oxigenar el agua a través de microburbujas sobre un volumen de agua de 150.000 metros cúbicos y de una superficie de seis hectáreas. Se ejecutará en el Club Náutico La Isleta de La Manga con el objetivo de ayudar a subir los niveles de oxígeno en zonas concretas.

El proyecto consiste en inyectar oxígeno con microburbujas en la laguna por medio de tuberías microperforadas que podrán tener «un efecto salvador» a nivel local, en bolsas concretas con bajas concentraciones de oxígeno (hipoxia) para prevenir la falta total de oxígeno: el objetivo es llegar a diluir o disolver estas pequeñas masas de agua con anoxia. Para la realización de este ensayo falta de la autorización del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco).

El ensayo se prolongará durante dos semanas y los resultados se estudiarán durante dos semanas más, con lo que el objetivo es poder tener datos concluyentes de su eficacia a finales de mayo. Además, desde el comité se informó de que en las últimas dos semanas han aparecido tres bolsas de agua hipoxia que han acabado disolviéndose este fin de semana por la acción del viento. Estas bolsas se formaron por la putrefacción de algas en aguas someras a una alta temperatura.

Como consecuencia también de la bajada de la salinidad en la laguna, la colonia de nacras que viven en el Mar Menor también están en riesgo crítico de extinción por la existencia de un parásito que acaba con ellas. También provoca la aparición de especies más propias del Mediterráneo que del Mar Menor y que acaban siendo pescadas, como el pulpo o las jibias

Por último, el portavoz indicó que durante los meses de marzo y abril cayeron a la lámina superficial del Mar Menor unos 50 hectómetros cuadrados de agua dulce procedente de la lluvia.

«La muerte de esta joya es una pérdida para toda Europa»

«Les pido que pongamos el foco en el Mar Menor porque la muerte de esta joya es una pérdida para todos nosotros, para toda Europa». Así se expresó ayer el eurodiputado murciano por el PSOE Marcos Ros, quien llevó hasta el Parlamento Europeo su denuncia ante la inminente degradación del ecosistema.

Ros advirtió a la Cámara que la laguna salada, «una de las más grandes de Europa, se muere ante la escandalosa inacción del responsable directo más directo: el Gobierno de la Región de Murcia».

El socialista no desaprovechó la ocasión y cargó con dureza contra el Ejecutivo murciano durante su comparecencia: «No hizo nada después de la ‘sopa verde’ 2016, no hizo nada tras la muerte de miles de peces en 2019 y no hizo nada cuando en 2021 se contaron por toneladas los peces que murieron. Lo único que hace es culpar a otros cuando son suyas las competencias».

Por último, recordó que hasta el Parlamento Europeo y los diputados pudieron comprobar su estado en una misión «a pesar de que intentaron ocultar la realidad».

Compartir el artículo

stats