El presidente de la Comunidad, Fernando López Miras, ha aceptado esta tarde la dimisión de su consejero de Salud, Manuel Villegas, tras el escándalo creado tras conocerse que tanto él como otros 466 funcionarios y altos cargos del Servicio Murciano de Salud se saltaron el protocolo del Ministerio para ponerse la vacuna contra la covid-19.

"La de hoy es la comparecencia más difícil en lo político y en lo personal", ha dicho López Miras, que hacía su aparición a la rueda de prensa visiblemente emocionado, junto al mismo Villegas.

López Miras despide emocionado al dimitido consejero de Salud, Manuel Villegas

"Me toca decir adiós a un hombre admirable y una persona extraordinaria que ha antepuesto el interés profesional al suyo propio", afirmaba el presidente, que ha definido a su titular de Salud como una persona que "nunca ha abandonado su trabajo para salvar vidas".

A él y a su equipo le ha reconocido el mérito de haber frenado el avance de la pandemia en la Región de Murcia en distintos momentos desde el pasado mes de marzo. "No entiende de teletrabajo, sino de entrega absoluta", ha añadido.

Se ha referido al perfil tecnócrata de Villegas: "No es político. Agradezco su perfil independiente. Si algo es necesario desde un criterio estrictamente sanitario, se hace". En este sentido, ha subrayado que la única prioridad del dimitido consejero era "trabajar para reducir la incidencia de la pandemia".

También ha aprovechado su comparecencia para recordar que en "no es momento de pelearse, sino de remar juntos", aunque previamente decia que no va a "entrar en el juego político ni a preguntar qué van a hacer otros", en clara referencia a la socialista Esther Clavero, alcaldesa de Molina de Segura, que también recibió la vacuna del coronavirus fuera del protocolo del Ministerio. En su caso, y según ella, "citada por prescripción facultativa por ser paciente oncológica de alto riesgo".