Una de las últimas citas de 'First Dates' ha sido, como todas, orquestada por la producción del programa; aunque en este caso haya parecido cosa del destino: Rosana y Nabil se han encontrado en el famoso restaurante para conocerse mejor y se han dado cuenta de que, además de gustos compartidos, compartían fecha de nacimiento: el 31 de diciembre de 1995.

Ambos tienen 26 años y son unos apasionados del deporte: él se dedica especialmente al senderismo, mientras que ella está abierta a todo tipo de actividades. Otro punto en el que coinciden, además de la edad y las aficiones, es la mala fortuna en el amor: él cree que no ha tenido mucha suerte, ya que no ha podido establecer una relación muy seria; mientras que ella reconoce que directamente la han tratado mal.

Pero lo que parecía ir como la seda, se ha torcido cuando ambos han descubierto donde vive cada uno: ella de Almería y él de Cartagena, Murcia. Todo ha comenzado cuando Nabil ha explicado que, aunque estudia la ciudad andaluza, no le gusta". Al confesar esto, la conversación se ha tornado dramática y Rosana le ha espetado directamente: "Te puedes levantar y te puedes ir".

"Si me echas, yo me levanto y me voy", le ha respondido él. La tensión ha ido aumentando cuando Nabil le ha explicado que no se quedaría a vivir en Almería por amor y que "es la peor ciudad con gestión de tráfico que he visto nunca". La discusión ha llegado a su punto álgido al alcanzar el clásico debate sobre quién tiene mejores playas: si Almería o la Región de Murcia.

Rosana ha intentado buscar un punto conciliador reconociendo que la ciudad "vale", pero intentando que Nabil reconociera el atractivo de sus playas. Lo que no podía imaginarse era que el cartagenero llevaba el amor por su tierra a flor de piel y que iba a salir en defensa de la costa murciana: "¿Has visto las playas de Cartagena?", le ha preguntado antes de invitarla a un duelo entre ambas en el que estaba seguro de que ganarían los enclaves de Calblanque, La Manga o Águilas entre otros.

Al final, el amor ha triunfado entre los dos participantes que reconocían al programa haberse gustado y esperar una segunda cita. Respecto al conflicto entre Murcia y Almería, Rosana ha prometido a su pretendiente llevarlo a hacer senderismo por la provincia para que descubra y se enamore de Almería. Además, ha invitado al cartagenero a recorrer las playas almerienses en kayak, un plan perfecto dado el amor que ambos sienten por el deporte.