"Si venís aquí no desayunéis ni cenéis el día anterior": de todas las recomendaciones que Xuso Jones ha aportado junto a Pablo Cabezali tras la visita a 'Mariscos a lo Bestia' en La Peña Restaurante esta es, probablemente, la más razonable.

Con un menú extremo que incluye ensalada, entrantes, cuatro platos de marisco servidos en carretilla, carne a la piedra, brocheta de fruta y postre; el dúo tiene claro que el mejor preparativo para esta "experiencia gastronómica" es llegar con el estómago vacío y sin ninguna expectativa de cenar por la noche.

'Mariscos a lo bestia' más que un local es un 'gastro show': un espectáculo que combina excesos y costumbrismo español y que hace un mes se hizo viral gracias a un vídeo de la tiktokera murciana Celia (@pasionxcomer). La publicación cosechó casi un millón de producciones y desencadenó un pico de atención mediática sobre el restaurante.

Entre las respuestas a aquel tiktok estuvo el propio Xuso Jones, que publicó una de sus típicas reacciones en las que comentaba punto por punto los disparates más llamativos del espectáculo y reconocía que habría que ir a probarlo.

Un mes después, el murciano ha cumplido su promesa acompañado ni más ni menos que de Pablo Cabezali, el autor tras 'Cenando con Pablo': un canal de YouTube con medio millón de suscriptores en YouTube que visita y evalúa "los mejores restaurantes".

"Estoy flipando, se ve a todo el mundo contento"

Ambos 'influencers' se desplazaron hasta la carretera de Águilas en Lorca, al restaurante 'La Peña Restaurante', para probar el Gastro Show 'Mariscos a lo Bestia'. Durante 30 minutos, ambos admiran las cantidades ingentes de comida y las particularidades de un restaurante donde sirven el vino con una fumigadora o el marisco a palazos.

Respecto a la calidad de la comida, ambos concluyen que la relación entre el precio y las cantidades (50 euros por comensal) es bastante aceptable. Antes de que comience el show, Pablo se dirige a uno de los camareros para preguntarle si el género es fresco o congelado dando por hecho que esta segunda opción sería la razonable. Para su sorpresa, el empleado les responde que hay marisco y pescado de ambas clases, viniendo el producto recién cogido de la Lonja de Alcantarilla.

Maravillados por las distintas etapas de la actuación (a la que da el pistoletazo de salida Sebastian, el cangrejo de 'La Sirenita', y que está aliñada con un striptease, una conga o una corrida de toros) solo pueden encontrar una pega a la experiencia: las sillas, "está todo pensado para que te quieras ir pronto y no comas mucho", bromean.

Los cuatro comensales (Xuso, Pablo y dos acompañantes) finalizan la experiencia saludando a la cámara con un chupito de queimada y admirando cómo una Pepa Pig gigante se pasea entre las mesas y justo antes de que una suerte de procesión de Semana Santa lleve la cuenta a otra mesa: "Esto es surrealista".