Blog 
Oigo visiones
RSS - Blog de Nacho Tornel

El autor

Blog Oigo visiones - Nacho Tornel

Nacho Tornel

Como concejal del Ayuntamiento de Murcia por Izquierda Unida- Verdes intentaré seguir el propósito que siempre me ha movido: estar al servicio de un mundo un poco mejor. A veces para solucionar problemas y otras para crearlos, porque las dificultades pueden ser buenas si nos hacen despertar. Pondré ...

Sobre este blog de Sociedad

Espacio para reflexiones políticas sobre la actualidad en la ciudad de Murcia desde una perspectiva de Izquierda.


Archivo

  • 14
    Marzo
    2014

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Tenía que llover

    Esta mañana la Cadena SER en Murcia ha mostrado un retrato político de esta ciudad bastante significativo. Voy a intentar explicarlo. Vaya por delante mi disfrute personal en cuanto a desmenuzar los entresijos de la comunicación y el lenguaje, los lenguajes, partiendo del convencimiento absoluto sobre esa dificilísima (y durísima) tarea que es el periodismo.

    Estaba yo haciendo el batido de frutas bien temprano cuando he escuchado dos informaciones. En la primera, Joaquín Dólera, abogado de IU-Verdes, explicaba nuestra petición de personación en el proceso del caso Umbra. Ustedes conocen el asunto: presuntas irregularidades en la tramitación de expedientes urbanísticos del norte de la ciudad. Izquierda Unida mantuvo desde el principio su crítica a la tramitacióin de esos expedientes con argumentos que el tiempo ha afianzado. 

    Acto seguido viene la información sobre la llegada de la Fuensanta a Murcia, ayer. En esta información aparecen hasta cuatro responsables del PP: delegado del gobierno, alcalde de Murcia y dos concejales del mismo ayuntamiento. El delegado afirma que su presencia simboliza un acto institucional, pasándose la Constitución por el esméril, claro está. El resto de entrevistados repite alusiones a hechos fantásticos relacionados con la salud, la alegría, la devoción "de todos los murcianos". Ya estamos aquí con la patente de corso, con los salvoconductos, con las etiquetas. 

    Yo agradezco esta confrontación de asuntos, de protagonistas y de manifestaciones porque refleja muy bien en qué estamos pensando unos y otros. Y el contraste en materia informativa es una herramienta enorme. Da para pensar mucho, y una buena información, en mi parecer, debe dejarnos el cuerpo pensativo, abierto a descubrimientos.

    A mí no me molesta en absoluto la devoción de los murcianos por la Virgen de la Fuensanta. Es una cuestión personal, íntima o colectiva, propia de una sociedad sociológicamente religiosa, al margen de la profundidad o coherencia de ese sentimiento. 

    Pero el espejo de hoy refleja muy bien el interés de nuestros responsables políticos municipales y estatales por desviar el carro y apartarlo de la realidad y, sobre todo, de su responsabilidad. La fe fantástica es una fe infantil, inconsistente, dúctil. Es la fe preferida de los manipuladores de consciencias, de los capataces del poder político que distraen sus incompetencias y sus imputaciones con devociones a la Morenica y a otras figuras. Es la fe anestesiante contra los abusos aplicados a los ciudadanos, especialmente contra los más humildes.

    La Morenica no va a traer salud a los murcianos. La salud puede traerla el Centro de Salud del Carmen (para no salir del recorrido de la Fuensanta). Pero los responsables de la Sanidad murciana han decidido cerrarlo por las tardes, privando de un derecho fundamental a los mismos ciudadanos que mantienen la Sanidad con sus impuestos, o bien obligándoles a perder horas en sus respectivas empresas para poder acudir a la cita con su médico por las mañanas, con el coste y el riesgo que eso supone hoy día.

    Es solo un ejemplo. Podría poner más, y ninguno de ellos les sorprendería, porque saben ustedes muy bien a qué me refiero. El problema no es la Fuensanta. En realidad, la Fuensanta no necesita agasajos ni mantones dorados ni joyas. La Fuensanta no se mete con nadie. Son los otros, que no les da vergüenza.

     

     

     

     

     

     

     

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook