Insólita decisión de Tamara Falcó e Íñigo Onieva sobre su matrimonio un año después de reconciliarse

Los problemas siempre han sobrevolado la relación de la marquesa de Griñón y su esposo

Tamara Falcó e Íñigo Onieva toman una decisión inesperada sobre su matrimonio

Abril Escalante

Tamara Falcó acaba de abrir las puertas de su nueva casa a la revista ¡Hola! para compartir algunos de los detalles más insólitos sobre su diseño y la vida en ella. Entre las cuestiones que más han llamado la atención de la entrevista con la revista del corazón, ha estado la parte en la que explica que Íñigo Onieva no partició en el diseño del concepto de la casa porque se encontraban separados.

Todo parecía perdido entre Íñigo Onieva y Tamara Falcó hasta que durante la Navidad pasada se reconciliaron. Ahora, han pasado casi seis meses desde que el pasado 8 de julio se celebrara el enlace entre Tamara Falcó e Íñigo Onieva. Durante los meses previos, todos los focos apuntaron a la mediática pareja, que celebró lo que muchos calificaron como la 'Boda del Año' o incluso 'La Boda del Millón de Euros'. La pareja dio el sí quiero en la iglesia de Santa Bárbara, un evento que congregó a 400 selectos invitados en El Rincón, el majestuoso palacio heredado por la marquesa de su padre, Carlos Falcó. Sin embargo, a pesar de la fastuosidad de la celebración, los rumores sobre las dificultades en su vida matrimonial no han dejado de circular.

El camino hacia el altar estuvo lleno de obstáculos para la hija de Isabel Preysler. Menos de un año atrás, Tamara Falcó había decidido cancelar el enlace tras la publicación de un video que mostraba la infidelidad de su prometido durante un festival de música en Estados Unidos. Esta cancelación llevó a que algunos especularan sobre la maldición que parecía perseguir a la pareja. Además, anécdotas durante la ceremonia, como un pequeño incendio que afectó la vestimenta de uno de los sacerdotes, alimentaron aún más estos rumores.

Problemas con la luna de miel

La luna de miel de la pareja, que eligió África como destino, parecía ser el comienzo de una etapa más tranquila. Las fotos y videos compartidos en las redes sociales mostraban a Tamara e Íñigo más alegres y cariñosos que nunca. Sin embargo, mientras disfrutaban de su viaje, surgieron noticias que han generado controversia en los medios.

Uno de los temas que más han resonado es la intención de la pareja de convertirse en padres después de la boda. En exclusivas para la revista ¡HOLA!, expresaron su deseo de formar una familia, aunque Tamara desmintió someterse a tratamientos de fertilidad y aseguró estar utilizando un método natural llamado Fertilitas. No obstante, por prescripción médica, han debido tomar la dolorosa decisión de no mantener relaciones íntimas sin protección, al menos durante los próximos seis meses.

La razón detrás de esta determinación radica en las vacunas que ambos debieron aplicarse para poder disfrutar de su luna de miel en África, lo que ha dejado en pausa su deseo de tener hijos. Los especialistas aconsejaron esta medida debido a posibles efectos secundarios de las vacunas en el proceso de fertilidad.

La última decisión de Tamara e Íñigo sobre su relación

Otro tema que ha suscitado gran interés es el lugar de residencia de la pareja. Desde que se casaron, Tamara e Íñigo han vivido por separado mientras esperaban la finalización de las reformas en la casa que adquirieron en la exclusiva urbanización Puerta del Hierro de Madrid, cerca de la vivienda de Isabel Preysler. Inicialmente, se especuló sobre un posible distanciamiento, ya que Tamara se mudó a vivir con su madre, pero posteriormente se confirmó que ambos vivían en casa de la madre de Íñigo mientras esperaban la conclusión de las reformas.

Recientemente, la revista Semana informó que grandes camiones estaban frente a su nuevo ático descargando muebles y enseres de lujo adquiridos por la pareja, con un costo que superaba los 20,000 euros. Esta noticia da a entender que Tamara e Íñigo finalmente han decidido dar el paso de vivir juntos, lo que podría marcar un nuevo capítulo en su vida matrimonial. Parece que, por fin, Tamara e Íñigo han tomado la decisión final y se han decidido a comenzar su vida matrimonial juntos.

A pesar de los rumores y las decisiones tomadas, solo el tiempo dirá cómo se desarrolla la relación entre Tamara Falcó e Íñigo Onieva. Lo que está claro es que esta pareja mediática sigue siendo objeto de interés y escrutinio por parte de los medios y el público en general, que siguen de cerca cada uno de sus movimientos y decisiones.

Tamara e Íñigo visitan la nueva casa familiar

Según informaba la revista ¡Hola! el pasado 30 de octubre, Tamara e Íñigo han dado un paso más en la consolidación de su matrimonio y ya se atreven incluso a enseñar su nuevo hogar. Y es que, tal y como han demostrado con fotografías desde la redacción de la publicación del corazón, la marquesa de Griñón y su marido invitaron a sus primos, Álvaro Castillejo y Cristina Fernández a realizar una suerte de 'room tour' por el nuevo ático que se encuentra a pocos minutos de casa de Isabel Preysler.