Mercadona ha dado un nuevo paso pionero hacia la descarbonización del transporte: desde el lunes nueve de enero de 2023, la compañía está probando la distribución con camiones eléctricos en varias ciudades de España en colaboración con los proveedores logísticos Disfrimur y Alcotral.

En Murcia, serán dos los supermercados de la cadena que participaran en este testeo que tiene por objetivo avanzar en la descarbonización del transporte pactada para 2050 en el Acuerdo Verde Europeo de emisiones neutras. Los dos establecimientos murcianos que han sido testigos, por primera vez, del abastecimiento mediante tractoras cien por cien eléctricas han sido los de Plaza Circular y Gran Vía, ambos en la capital de la Región.

Disfrimur, una de las principales empresas murcianas de logística con dirección fiscal en el municipio de Lorca, ha sido la encargada de iniciar estas pruebas para introducir en la Región los vehículos eléctricos en el ámbito de la distribución. Los equipos encargados han sido dos tractoras de hasta 44 toneladas que alcanzan una autonomía de 300 kilómetros con una capacidad de carga de 33 europalets.

El reto de la autonomía para transformar la logística en España

La autonomía es, precisamente, el principal reto para sustituir las flotas actuales del sector logístico (que dependen de combustibles fósiles) por vehículos completamente eléctricos. Según informan desde la empresa, la reducida autonomía es el principal escollo en una actividad donde se requiere un trabajo de 24 horas y una todavía escasa infraestructura de recarga.

La solución para ello ha sido, en esta prueba, diseñar con ayuda de Disfrimur y Alcotral las mejores rutas para abastecer eficientemente a los seis supermercados que participan en la prueba: uno en la Comunidad de Madrid y cinco entre la Región de Murcia y Alicante

En el caso del levante, las pruebas se están realizando desde las instalaciones de Disfrimur en San Isidro (un proyecto junto a Iberdrola con potencias de hasta 180 kW) y desde Getafe en Madrid.

Así son los camiones del futuro con los que trabaja Mercadona

Los camiones para realizar esta prueba logística pesan 44 toneladas, tienen una autonomía de 300 kilómetros y pueden cargar hasta 33 europalets. Con el uso de estos equipos, se reduciría anualmente un total de 102 toneladas de la huella de carbono, según informan desde Mercadona.

Este gran cambio en la logística del supermercado con más cuota de mercado de España supondría un avance hacia los objetivos de la empresa hacia un modelo de logística verde, que redujera el impacto ambiental de su actividad económica gracias a la reducción de sus emisiones.

Además, las nuevas tractoras reducen la contaminación acústica a unos 56 dB, lo que permitirá a Mercadona seguir garantizando una descarga nocturna, silenciosa y responsable con los vecinos.

En 2021, Mercadona ha reducido un 27% de sus emisiones y en 2023 tiene previsto certificar la reducción del 30% en sus emisiones logísticas en el marco de la Ley de Cambio Climático aprobada en mayo de 2021.

Un repartidor de Mercadona, en la plaza Belluga de Murcia.