Tribunales

El exmilitar que mató a tiros a Younes en Mazarrón: "Disparé para protegerme"

"Se abalanzó hacia mí, en ningún momento tenía la intención de matarlo, pero salió así", declara Carlos Patricio B.M., que se enfrenta a un cuarto de siglo entre rejas por el asesinato

Carlos Patricia, a la izquierda de la imagen en la primera sesión del juicio.

Carlos Patricia, a la izquierda de la imagen en la primera sesión del juicio. / Juan Carlos Caval

Ana Lucas

Ana Lucas

Carlos Patricio B.M., el exmilitar que admitió haber matado a tiros a un vecino, Younes Bilalen una cafetería de Puerto de Mazarrón en junio de 2021, apuntó este lunes, en su declaración ante la Audiencia Provincial de Murcia, que el día del crimen "había estado bebiendo desde las doce de la mañana" y que su víctima le había amenazado previamente. De hecho, siempre según su testimonio, él le dijo "no vuelvas a amenazarme" justo antes de disparar, aseguró. A cuestiones de la fiscal, Marta Martínez Canales, que le preguntó por qué disparó, el individuo dijo: "Para protegerme".

"Se abalanzó hacia mí y yo disparé. En ningún momento tenía la intención de matarlo, pero salió así", manifestó el sujeto ante el tribunal que preside el juez Del Olmo. El Ministerio Público pide para este individuo penas que suman 25 años entre rejas "y subraya que "lo que pretendía era matar a un moro, en palabras suyas".

El procesado, que vio imágenes de las cámaras de seguridad de la cafetería del día del crimen, realtó que conocía a Younes Bilal "de vista" y que su víctima le había "mirado mal" en alguna ocasión. Insistió en que se sentía "amenazado", pero que "en ningún momento tuve la intención de matar a nadie". "En esos momentos las cosas no se piensan casi: salen, desgraciadamente, como han salido".

Trucó la pistola "por gusto"

Carlos Patricio admitió haber trucado la pistola con la que mató a Younes. El arma del crimen fue "herencia de mi padre". "La conseguí inutilizada del Ejército del Aire", pero "yo mismo la había activado hacía meses, poniéndole un cañón que no estaba taladrado". Ese cañón lo consiguió "por Internet". La rehabilitó "por gusto", soltó.

Carlos Patricio, a la izquierda de la imagen, en la primera sesión del juicio por el crimen de Younes en Mazarrón.

Carlos Patricio, a la izquierda de la imagen, en la primera sesión del juicio por el crimen de Younes en Mazarrón. / Juan Carlos Caval

Reconoció que poseía otras armas para las que no tenía licencia y que "tenía pensado sacarme el libro de coleccionista" para legalizar su tenencia. "Esta es un arma que no detona: que no dispara, solamente hace ruido", precisó.

Tras disparar, solo recuerda "que la Policía se me acercó por la playa: pregunté que quiénes eran y me tiré al suelo". "Yo iba por la orilla y vi gente que se acercaba hacia mi, como de lado". "La Policía llegó, cogió el arma y me detuvieron", rememora.

Alcohol y antidepresivos

"Primero estuve bebiendo cerveza y después gin tonic. Además, con las pastillas que tomo... estoy tomando antidepresivos", detalló, a lo que añadió que "ese día había tomado también pastillas para el dolor de espalda".

"Todos los días tomaba alguna cerveza, pero no la cantidad que tomé ese día", recalcó, para sentenciar que "estaba borracho", ya que estuvo "bebiendo desde las diez de la mañana hasta las nueve de la noche".

Carlos Patricio, procesado por el crimen de Younes en Mazarrón. en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial.

Carlos Patricio, procesado por el crimen de Younes en Mazarrón. en el banquillo de los acusados de la Audiencia Provincial. / Marcial Guillén (EFE)

Tras el crimen, "en ningún momento dije que yo no había sido", subrayó el exmilitar, que reiteró haberse sentido amenazado por Younes. "Me decían que, cuando me pillaran por ahí solo, me iban a matar".

El de Younes Bilal, en junio en Mazarrón, fue el tercer crimen del año 2021, tras el asesinato-suicidio de El Palmar en enero y la muerte a navajazos de Kevin en Jumilla en mayoCarlos Patricio B. M., de nacionalidad española, fue detenido cuando intentaba escapar por la playa tras disparar varias veces a su víctima en una cafetería del Puerto, con una pistola que, como él mismo, en tiempos perteneció al Ejército del Aire, un arma que estaba inhabilitada y que él trucó en su domicilio, donde la Benemérita halló tanto escopetas como más armas corta.

Podemos: "Vox enciende la mecha del racismo"

El diputado regional de Podemos Víctor Egío dijo, a propósito de la declaración de Carlos Patricio en el juicio, que “no podemos olvidar que estos mensajes de odio son patrocinados en la Región de Murcia desde el Gobierno regional”, indican fuentes de la formación morada.

En este sentido, recordó que el mes pasado "el vicepresidente José Ángel Antelo, que hace poco vinculaba inmigración y terrorismo sin ningún tipo de rubor”, al declarar que “la infiltración de yihadista en las pateras eleva el riesgo de atentados".

“Es Vox el que enciende la mecha y es López Miras el que lo permite dándole a Vox un lugar de preferencia en el Gobierno regional”, aseveró Egío, al tiempo que recalcó que “la Fiscalía tiene que hacer mucho más e implicarse en la persecución de los delitos de odio, como exigen varias asociaciones, y no puede quedarse de brazos cruzados ni un minuto más”, prosiguen desde Podemos.