Kiosco

Caso Abierto - La Opinión de Murcia

Judicial

La acusación particular del 'caso 609' pide 11 años de cárcel para el portero y sus tres compañeros

Solicita que Andrés Martínez, la víctima, reciba una indemnización de 442.647,44 euros por las secuelas que le quedaron

Andrés Martínez recibió a La Opinión en su casa, en Alcantarilla, el pasado otoño.

El procedimiento judicial del ‘caso 609’ sigue adelante. La acusación particular, ejercida por el abogado Francisco Adán, pide once años de cárcel para Hristo I.el portero que golpeó y mandó al hospital al joven Andrés Martínez en la murciana plaza de Santa Isabel en diciembre de 2016. Asimismo, pide la misma pena para cada uno de los otros tres compañeros que le acompañaban. Todos estos sospechosos se encuentran en libertad a la espera de juicio y, de ellos, el único que llegó a pisar la cárcel fue Hristo.

El letrado solicita que Andrés Martínez, la víctima, reciba una indemnización de 442.647,44 euros por las secuelas que le quedaron, y que le impiden trabajar.

Francisco Adán, abogado de Andrés Martínez.

Francisco Adán, abogado de Andrés Martínez. R.D.C.

"La cantidad calculada en concepto de lucro cesante viene determinada en base a la percepción por un trabajador del salario mínimo interprofesional (SMI), actualmente en una suma de 735 euros mensuales en la fecha de los hechos, y con una esperanza de vida media laboral hasta los 65 años", detalla el abogado, en un escrito presentado este martes ante la Audiencia Provincial.

Adán indica en su escrito que "Andrés Martínez tardó un total de 332 días en su curación y estabilización, de los cuales 24 días de perjuicio particular muy grave, 18 días de perjuicio particular grave, 290 días de perjuicio particular moderado. Como consecuencia de su estado de salud, tuvo que dar de baja a la mercantil de la que era el único propietario y administrador único, desde 5 de septiembre de 2016, al haber adquirido el dicha fecha el resto del 50% de las participaciones sociales de la mercantil".

"Mi representado reclama por los daños y perjuicios producidos. Como consecuencia de estos hechos por parte del INSS se le ha reconocido una incapacidad permanente absoluta, esto es, la imposibilidad de realizar cualquier tipo de trabajo", hace hincapié.

La Fiscalía, por su parte, pide ocho años de prisión para Hristo. Asimismo, para cada uno de los otros tres hombres que le acompañaban aquel día, eran entonces empleados del Grupo Temporáneo, al que pertenecía el pub 609, donde arrancó el enfrentamiento, el Ministerio Público solicita cuatro años de prisión.

Lo que sostienen que pasó

El día de los hechos, según la acusación particular, "Andrés y su amigo Jorge salieron al exterior del local 609 en compañía de otros amigos donde se cayeron unas copas y cuando iban a volver a entrar el local, le fue negada la entrada por Djamal A. M. y el jefe deseguridad. En ese momento, Jorge dijo "a la mierda el 609" y pocos segundos después lanzó una botella de plástico, tetrabick u objeto similar contra la fachada del edificio del 609, sin llegar a impactar ni al local, ni a los trabajadores de seguridad ni a clientes, abandonando la zona a la carrera por el callejón en dirección a la Plaza Santa Isabel".

"Tras observar este incidente Julio F. Z. y Djamal A. M. abandonaron su puesto de trabajo como controladores de acceso al local 609, pese a la observación directa por parte de quien ese momento ejercía las funciones de jefe de seguridad, e iniciaron la persecución de Jorge y Andrés, a la vez que Julio F. Z. se dirigía a sus otros dos compañeros de trabajo Hristo I. y Luis Fernando D. diciéndoles “vamos a echarlos de aquí que nos están dando la tarde. Ellos siguieron a sus compañeros para dar alcance a los dos jóvenes".

"Julio y Djamalalcanzaron a Andrés y a Jorge, zarandeando Djamal a Jorge rompiéndole la camisa y haciendo ademan de darle un cabezazo, uniéndose a ellos Luis Fernando Dorado y Hristo. Entre los cuatro acusados, todos ellos de gran corpulencia y muy superiores en numero y con ánimo de revancha y lesionar, rodearon a Andrés y a Jorge que tenían una actitud totalmente pasiva, y Andrés se encontraba en todo momento con las manos en los bolsillos", prosigue el escrito. Hasta que Hristo dio el golpe, el puñetazo que llegó a dejar en coma al chico, que ahora tiene 33 años.

Andrés recibía el alta del hospital el 20 de enero de 2017, más de un mes después de ser ingresado. Desde entonces, sufre secuelas: en 2018, la Seguridad Social le concedía la invalidez absoluta, lo cual significa que está incapacitado para trabajar.

El confinamiento, debido a la pandemia de coronavirus, solo sirvió para ralentizar aún más una causa que ya estaba ralentizada de por sí. Cabe recordar que el procedimiento estuvo parado más de un año en los juzgados a causa de un recurso que presentó el propio Adán, porque faltaban dos documentos: las notificaciones de procesamiento a la sociedad del 609 y a su compañía aseguradora, a las que considera responsables civiles. Tras trece meses de parón, la Audiencia Provincial de Murcia resolvió que no era un requisito imprescindible notificárselo personalmente a estas empresas, que bastaba con que lo supiesen sus letrados.

Compartir el artículo

stats