El juzgado ha archivado el caso del vicepresidente de la Asociación de Mayordomos de la Purísima Concepción de Yecla, que fue detenido por, presuntamente, colgar en Internet vídeos sexuales de una mujer con la que hablaba por la Red.

El hombre, Enrique O. M., que estuvo investigado por descubrimiento y revelación de secretos, fue cesado de forma temporal de su cargo cuando se abrió el procedimiento judicial en su contra. El caso se archiva de forma temporal porque "no resulta debidamente justificada la perpetración del delito", detalla el Juzgado de Instrucción N.º 5 de Granada en su auto.

“La reapertura del procedimiento una vez firme el auto de sobreseimiento provisional depende de que se aporten nuevos elementos de prueba no obrantes en la causa”, detalla el documento judicial. El auto no es firme y se puede recurrir.

La víctima puso una denuncia ante la Policía cuando un amigo la avisó de que circulaban por Internet vídeos suyos en una web porno, donde el sospechoso presuntamente habría colgado las imágenes de la mujer con comentarios como: "En persona no atiende a nadie. Si te quieres masturbar con sus vídeos puedes hacerlo". A este texto, según consta en la documentación aportada por la denunciante, otro usuario de la página habría respondido: "¡Uff! Pues dile que tiene un sevillano, de 40 años, loco por conocerla en persona", a lo que ‘Enrik54’ espetó: "Pues es de Granada, o sea, que no la tienes muy lejos", revelando, de este modo, la provincia en la que reside su víctima. La Policía remitió mandamientos judiciales para averiguar qué persona se escondía tras ‘Enrik54’, y el rastro digital llevó a una de las empresas del vecino de Yecla.

Cuando declaró ante el juzgado de Granada por vídeo, su letrado defensor, Raúl Pardo-Geijo, ya adelantó que "aunque es un asunto muy complicado, en breve se desenmarañará tan desagradable cuestión, que, si por desgracia se ha dado así, es por los errores en los que se incurre cuando tan sólo se focaliza una vía de investigación de las múltiples posibles". El afectado decía este lunes que "gracias a mi abogado, se ha podido demostrar mi inocencia en un caso donde tenía todo en contra".

Cuando la mujer fue avisada por parte de su allegado, y miró la web, "había en esos momentos 24 vídeos y 38 fotos". La víctima tiene claro, y así lo refleja en su declaración judicial, que el yeclano "se aprovechó de la amistad que teníamos". Durante sus conversaciones por Internet, "no le di permiso al investigado para que grabara ni hiciera fotos ni vídeos ni los publicara en una página porno", destacaba en su denuncia la afectada, que puede recurrir el auto, con lo que se continuaría con la causa en los juzgados.