Algunos afortunados ya tienen sus maletas preparadas para coger un avión y trasladarse a la otra punta del mundo para disfrutar de las vacaciones. Viajes que suponen un cambio de horario que no todo el mundo lleva bien. 

El síndrome del cambio rápido de zona horaria, conocido popularmente como jet lag, es un problema puntual del sueño provocado por la diferencia entre el reloj interno de una persona y el nuevo horario al que llega después de un viaje de avión entre distintas zonas horarias. 

¿Cuáles son los síntomas más habituales del desfase horario?

Los especialistas en descanso de la Asociación Española del Sueño explican que las molestias que podemos sufrir cuando cambiamos rápidamente de zona horaria van a variar en función de hacía donde viajemos. 

  • “Los síntomas dependen de la dirección del viaje con respecto a la rotación de la Tierra. Los viajes hacia el oeste producen un avance relativo de fase del sueño, mientras que los viajes hacia el Este producen retraso de fase”.

Y es que los viajes al oeste provocan menos síntomas que los que se realizan hacia el este. Además, cuanto mayor es la diferencia horaria, más se sufren las consecuencias del desfase horario.

Los viajes más largos y hacia el este producen más síntomas de desfase horario.

En cualquier caso, los síntomas más frecuentes del jet lag son: 

Problemas de sueño. Despertares, somnolencia diurna, problemas para conciliar el sueño o despertarse muy temprano, son los más habituales. 

Esto es debido a la necesidad de sincronización entre los usos horarios y el reloj interno que tenemos en nuestro organismo, los llamados ritmos circadianos que regulan el sueño-vigilia.

En todo caso, no debemos preocuparnos, puesto que en 24 o 48 horas el cuerpo se habrá adaptado al nuevo huso horario y los síntomas desaparecerán.

El jet lag es uno de los problemas de los largos viajes del verano Foto de Kevin Andre en Unsplash

¿Cómo prevenir o reducir los efectos del jet lag?

Aunque sabemos que va a pasar, lo cierto es que estos cambios de ritmos además de ser muy desagradables nos pueden impedir disfrutar del inicio del viaje.

Y aunque no existe ninguna cura ni remedio definitivo para evitar el jet lag, sí se pueden seguir unas pautas para reducir estas malas sensaciones. 

Los especialistas de la Unidad del Sueño del Hospital Universitari Sagrat Cor enumeran las principales ‘recetas’: 

Te puede interesar:

  • Lo primero es procurar descansar correctamente antes del viaje y, si es posible, ir intentando ajustarse gradualmente al horario del nuevo destino.
  • Si se trata de un viaje de trabajo, lo mejor es llegar con antelación para que el cuerpo se pueda ir adaptando.
  • Con el fin de ir adaptándose a los nuevos horarios, los expertos recomiendan dormir durante el viaje si en el destino es de noche, pero no hacerlo si allí es de día. Los antifaces, tapones de oídos y auriculares pueden ayudar a bloquear la luz y el sonido del avión y así conseguir conciliar el sueño durante el viaje. 
  • Mantenerse hidratado.
  • Una vez se llega al destino se debe ajustar al horario local, sincronizando horarios de comidas y de dormir.
  • Durante el viaje lo mejor es evitar consumir alcohol, y reducir la ingesta de cafeína u otros estimulantes. 

Por último, lo especialistas en sueño del Sagrat Cor señalan que, si se viaja con frecuencia y el jet lag es un problema habitual, es importante acudir a un médico especializado en sueño para que le indica qué medidas y pautas puede aplicar con el fin de minimizar los efectos del cambio horario utilizando melatonina e hipnóticas que se deberán usar los días del viaje.