Funciona generando ondas electromagnéticas

El horno de microondas es un electrodoméstico moderno que sirve para cocinar y, sobre todo, para calentar alimentos de forma rápida. Funciona generando ondas electromagnéticas que calientan el agua contenida en los alimentos. El microondas se inventó a mediados del siglo XX, pero los primeros aparatos eran muy grandes y, además, se pensaba que las ondas podrían ser peligrosas para la salud. Poco a poco se fue demostrando que estos hornos eran seguros, su tamaño se fue haciendo más manejable y su precio más barato. A partir de los años setenta empezaron a utilizarse en las cocinas domésticas y hoy día están prácticamente en todas las casas.

Explicación: el microondas y el agua

LAS PARTES PRINCIPALES DEL MICROONDAS SON:

Un transformador eléctrico que se conecta a la corriente, una pieza llamada ‘magnetrón’ que produce las microondas, una cámara rectangular de paredes metálicas donde se colocan los alimentos y se introducen las ondas, y un plato giratorio para que las ondas calienten de forma uniforme.

CALENTAMIENTO

Las moléculas de agua (H2O) tienen una estructura especial: en un extremo de la molécula hay carga positiva y en el otro extremo carga negativa. Las ondas, que oscilan rapidísimamente, hacen moverse continuamente a las moléculas de agua, y se producen rozamientos y choques que elevan la temperatura. Es decir, los alimentos se calientan porque se calienta el agua que contienen.

MICROONDAS

El magnetrón produce ondas electromagnéticas llamadas de “microondas”, que vibran con una frecuencia de 2450 megahercios y tienen una longitud de onda de aproximadamente 12 cm. La longitud de onda es la distancia que hay entre una cresta de la onda y la siguiente cresta. Las microondas están entre las ondas de radio y la luz infrarroja.

ONDAS ESTACIONARIAS

Dentro de la cavidad las microondas se reflejan de ida y vuelta en las paredes metálicas. Así se forman las llamadas “ondas estacionarias”, que son ondas que vibran en unas zonas pero no en otras. Por eso se utiliza el plato giratorio, para que las vibraciones lleguen a todas las partes del alimento que se quiere calentar.

El experimento

Ondas en el horno

Materiales. Horno microondas. Queso en lonchas, de fundir. Servilletas de papel. Regla de medir.

Medimos la longitud de las ondas

Quita del horno el plato giratorio. Recubre la base de servilletas de papel. Coloca encima lonchas de queso, una junto a otra, de lado a lado de la cavidad del horno. Conecta el horno a baja potencia y apágalo cuando veas que algunas zonas del queso empiezan a fundirse. Saca las servilletas con el queso y mide con la regla la distancia entre dos puntos donde el queso se haya fundido. Esas zonas fundidas son las crestas de las ondas estacionarias de las microondas. Debe salir una distancia de aproximadamente 6 cm.

No introducir envases metálicos

No deben introducirse en el horno objetos ni envases metálicos, ya que podrían saltar chispas o producirse daños eléctricos.