Más de mil personas, cinco ponentes y once microexperiencias. La innovación educativa en la Región de Murcia es más que una realidad, es un empeño, es un reto, es vocación, es la ilusión de los docentes por hacer de este un mundo un lugar más agradable y mejor. Y todo ello, como no podía ser de otra manera, educando desde el corazón.

El Auditorio Víctor Villegas de Murcia acogió el sábado la séptima edición de las jornadas Innovaedum, un evento educativo organizado por Direcmur (Asociación Regional de Equipos Directivos) y el Centro de Profesores y Recursos de la Región de Murcia, a través de la Consejería de Educación, Formación Profesional y Empleo.

Fue una mañana llena de emociones, donde se trataron diversos temas, como la motivación, el pensamiento crítico, la curiosidad, las dificultades de aprendizaje y la convivencia. No faltaron las risas, el movimiento y tampoco alguna lagrimilla.

La jornada, presentada por Luis Alcázar y María Pilar Martínez, comenzó con música. El coro del CEIP Luis Costa, compuesto por más de 100 niños, fue el primero en pisar el escenario con un repertorio que levantó al público de sus asientos y lo hizo temblar de emoción. Después lo hizo el dúo formado por José de la Vega y Carolina Reymundo. También la música estuvo presente durante el desayuno a cargo del grupo Paprika Jazz Band.

Seguidamente fue el turno de la bienvenida institucional. El presidente de Direcmur, Rubén Escavy Escavy, claramente emocionado, dedicó su discurso a agradecer a todo el equipo de maestros y maestras que lo acompañan para que estas jornadas se hagan realidad y abogó por la necesidad de trabajar juntos para encontrar soluciones efectivas, así como por la importancia de la colaboración y el intercambio de experiencias para el éxito de los objetivos comunes. Escavy destacó la gran dificultad que supone la organización de estas jornadas y adelantó que probablemente fueran las últimas, palabras con las que enmudeció al auditorio.

Por su parte, el consejero de Educación, Formación Profesional y Empleo, Víctor Marín Navarro, resaltó «el compromiso de los docentes para educar aplicando la innovación, que permite la mejora continua del aprendizaje de los alumnos», apostó por la colaboración de la comunidad educativa para el consenso y, finalmente, respondiendo a Escavy, se comprometió a seguir trabajando para la continuación de estas jornadas.

El primero de los ponentes fue José Carlos Ruiz, doctor en Filosofía contemporánea y especialista en Pensamiento Crítico. Con una ponencia titulada ‘El arte de pensar’, mostró la importancia de trabajar el pensamiento crítico en el aula, siendo este «el elemento esencial de cualquier proceso educativo», y, en un mundo tan mediatizado, defendió la necesidad de enseñar a los niños a hacer preguntas, así como buscar estrategias que les permitan trabajar la atención y la curiosidad.

Luis Galindo hizo vibrar el corazón de los más de mil asistentes con su ponencia ‘Construyendo juntos un futuro ilusionante’. Considerado como un pionero en la aplicación práctica de la psicología positiva a la dirección de equipos, centró su exposición en hablar de la motivación, tanto en el ámbito personal como en el docente. «Tenéis la profesión más bonita y, a la vez, más difícil del mundo, como es moderar personas. Los docentes sois la clave para que este mundo sea más humano», destacó Galindo, quien contagió con su energía al público, habló de ilusión, de la importancia de la actitud positiva y de trabajar con ilusión cada día para dar lo mejor de sí mismo.

Ana Quijada fue la encargada de inaugurar el programa de la tarde con la ponencia ‘Con-vivir es vivir-con’. Maestra y pedagoga asesora en el Gabinete Provincial de Asesoramiento a la Convivencia Escolar e Igualdad en Jaén, habló de convivencia, de resolución de conflictos, de las herramientas para la negociación y de la necesidad de escuchar.

El siguiente de los ponentes fue Zenet, cantante, actor y artista plástico y además terapeuta con personas en tratamiento de desintoxicación. Compartió su propia experiencia para adentrarse en el tema de su exposición: ‘El vacío interior: un mal de nuestro tiempo’.

Sobre ‘Dislexia y emociones’ se centró Luz Rello, investigadora española, doctora por la Universidad Pompeu Fabra que en 2013 se convirtió en la primera española en recibir el premio European Young Researchers’ Award (EYRA) otorgado por la asociación Euroscience por su trabajo en el campo de la dislexia. Rello reflexionó sobre la necesidad de entender las emociones para ayudar a los niños a superar sus dificultades de aprendizaje.

La clausura institucional corrió a cargo de Juan García Iborra, director general de Atención a la Diversidad, Innovación y Formación Profesional. Otro de los momentos a destacar fue la entrega del cheque del dinero recaudado por Direcmur para AFACMUR (Asociación de Familiares de Niños con Cáncer de la Región de Murcia).

Las VII jornadas Innovaedum están organizadas por Direcmur y el Centro de Profesores y Recursos de la Región de Murcia, a través de la Consejería de Educación, Formación Profesional y Empleo. Cuentan con el patrocinio del Grupo Anaya y la colaboración de Edelvives, Fibranet, Azarbe Educativos, La Opinión de Murcia, Ahijó, Fundación Integra, Serunión, La Imprenta y CaixaBank.

Intercambio de experiencias

Además de los ponentes, las VII jornadas Innovaedum ofrecieron un año más una muestra de las experiencias educativas que se llevan a cabo en los colegios de la Región de Murcia. Se trata de un espacio de aprendizaje e intercambio, donde los maestros y maestras exponen sus trabajos e iniciativas innovadoras.

Un total de once microexperiencias, de doce colegios, mostraron el sábado sus experiencias educativas, que abarcaron distintas temáticas, como la creación colectiva de una obra de música, la puesta en marcha de espacios de diálogo y trabajo cooperativo como ejemplo para el alumnado, proyectos donde la tecnología se convierte en el centro del aprendizaje, iniciativas de gamificación, trabajos innovadores para la mejora de la organización docente, sobre concienciación del medio ambiente y deporte, así como experiencias inclusivas y de convivencia.

Los títulos y colegios responsables de estas microexperienicas son: ‘Mucho más que un barrio’, del CEIP José Moreno (Murcia); ‘A la sombra de los pinos’, del CEIP Los Pinos (San Pedro del Pinatar); ‘Radio inclusiva’, del CEE Las Boqueras (Murcia); ‘Bee Power: el poder de las abejas nos hace crecer’, del colegio Juan Ramón Jiménez (Cieza); ‘Digitalización del proceso de enseñanza’, del CEIP Nuestra Señora de la Arrixaca (Murcia); ‘LOVA, una creación en compañía’, del CPEIBas Isabel Bellvís (Corvera); ‘Reto Maratón’, del CEIP San Ginés de la Jara (Cartagena); ‘Proyecto Misión Especial’, del CEIP Gregorio Miñano (Molina de Segura); ‘Proyecto Vitamina’, del CEIP Joaquín Carrión (San Javier); ‘El reto de generalizar conciencia ecosocial desde los primeros años’, del CEIP Ángel Zapata y Juan Carlos I (Llano de Brujas-Murcia); y ‘Al día, una revista digital para gente muy especial’, del CEE Ascruz (Caravaca de la Cruz).