Opinión | Achopijo

Irrompible España

De repente, esa preocupación por los enfrentamientos políticos y los sesudos análisis de las declaraciones de unos y otros quedaron en minúsculas gotas de ceniza que se evaporaban en el aire

Luz contuvo un segundo la respiración y abrió mucho los ojos. La pregunta que la anterior invitada, nuestra querida Rosa Belmonte, había dejado grabada para un destinatario desconocido le provocó sorpresa. Como si la pregunta en sí fuera de otro espacio temporal: «¿Se rompe España?». Y lo era. El salto generacional, en ese minuto del fantástico podcast Sala de Catas, de C’Mon Murcia, que dirige Leonardo Cano, nos ofreció una vista hacia el vacío del tiempo futuro gracias a Trashi, cuna del hyperpop murciano que hacen unos chavales de ventipocos y que llevan diez años trepando por escenarios de todo el país.

Hubo un cierto sentimiento de decepción con la pregunta. Bonito. La parte de los Trashi que contestaba, Sergio y Luz, se enredaron en no decir mucho, hasta que aquel segundo de impacto tras escuchar la pregunta se convirtió en una respuesta de esas que encaja a la perfección en lo inesperado y en lo astuto. Luz interpretó su pensamiento inicial y dijo: «España es irrompible». Sentencia. Con aspaviento acompasado marcando el final de la sección, como diciendo, y ahora, a otra cosa más importante. Con su camiseta del Partizán de Belgrado de un euro del Mercadillo de La Fama y sus ojos abiertos, la sala se iluminó con un destello que, al menos para este cuarentón viejoven que escribe los domingos cuatrocientas palabras, fue pura esperanza. Luz Abril. Pocos nombres tan murcianos para generar brillo en el alma.

De repente, esa preocupación por los enfrentamientos políticos y los sesudos análisis de las declaraciones de unos y otros quedaron en minúsculas gotas de ceniza que se evaporaban en el aire. Los chavales, que incendian los escenarios de esa ‘España irrompible’, están en otra cosa. Puede usted verlo como una falta de interés. Yo lo vi como un soplo de aire fresco. Como cuando tu abuela te dice que no pasa nada y te sonríe, y te da un beso en la nuca, y te aprieta la mano, como si saberlo todo diera la misma opción de tranquilidad que no querer saber nada. A veces es así. Aunque sea solo con una respuesta inesperada a uno de los conceptos más ajados de los últimos tiempos políticos.

Y ustedes, qué piensan... ¿Se rompe España? Vale.