Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Lola García

Murcia D.F.

Lola García

Gran Vía y La Fama, mejor peatonales

El Gobierno local no se ha atrevido a peatonalizar esas dos calles de la ciudad que conectan el norte con el sur, y viceversa, y no tener que replantar los majestuosos árboles de la avenida de La Fama, algunos de los cuales podrían perderse

La Gran Vía de Murcia tendrá solo un carril para el vehículo privado Israel Sánchez

Ha faltado valentía en el equipo de Gobierno de coalición con el plan de movilidad, cuyas obras arrancan este miércoles. Pese a las protestas y las críticas cosechadas, no han previsto unos proyectos que puedan poner a Murcia en el mapa de las ciudades más sostenibles de España ni en el mapa europeo como la urbe ‘amiga de las bicis’, un galardón que han obtenido distintas localidades del país y cuyo máximo exponente en Europa es Ámsterdam (desbancada un año por Copenhague), donde hay cuatro veces más bicis que coches.

Y ha sido poco valiente porque a pesar de lo que crean los vecinos pocas son las calles que se cerrarán completamente al tráfico y se librarán de la contaminación cochista con el plan de movilidad pergeñado. Muchos son los que piensan que se ha quedado a medio camino por el perfil conservador de los administrados. Incluso en el barrio que más manifestaciones están protagonizando se alzan voces defendiendo que podía haber hecho un proyecto más rompedor y arriesgado.

Cierto es que se cierra el Puente Viejo y otros tramos, pero se ha perdido la oportunidad de fabricar nuevos ejes peatonales que devuelvan a los ciudadanos espacios exentos de humos. Ni siquiera cerrará al tráfico la Gran Vía, una de las calles que en el pasado fue defendida como espacio peatonal por otros líderes socialistas del Ayuntamiento. Dejan un carril para el tráfico, un querer y no poder, que lo que hará es aumentar los atascos en esa vía y seguir manteniendo el ruido y la contaminación. La esperanza está en que con el paso del tiempo las retenciones hagan labores disuasorias y los propios conductores eviten circular por ella, lo que dejaría un margen para peatonalizar en un futuro.

Tampoco ha sido aguerrido el tándem PSOE-Cs en el proyecto de la avenida de La Fama, una vía que podría haber sido un segundo Alfonso X El Sabio, un paseo por el que da gusto transitar y que es de los espacios más apreciados por vecinos y foráneos. En esa calle la previsión es meter el carril bici y autobuses dejando parte del tráfico y restando aparcamientos. Algo es algo, pero insuficiente para lograr los objetivos de sostenibilidad que están exigiendo las Administraciones nacionales y europeas. Con el agravante de que desaparecerán de esa vía preciosos árboles que, según ha anunciado el Ayuntamiento, serán trasplantados en otras zonas con el riesgo de que se pierda algún ejemplar que otro.

No es creíble ese argumento si se tiene en cuenta que en este municipio la motosierra no para de actuar y ha hecho verdaderos estragos. Además, el coste será superlativo sin garantías de supervivencia en determinados árboles. ¿A dónde los van a trasladar? ¿Cuándo lo harán? ¿En qué condiciones quedarán? Interrogantes que hacen ser pesimista a cualquier residente de la zona y a todo aquel que se dé un paseo por esa avenida.

Solo hay que mirar, para comprender el escaso amor a los árboles de este municipio, a cómo ha quedado Churra, que ha perdido parte de los centenarios pinos, y ello a pesar de que esos ejemplares ya estaban criados y no fueron llevados de un sitio a otro. La cultura arbórea de los mandatarios municipales es escasa desde hace muchas décadas, aunque intenten cambiar esa tendencia con los nuevos proyectos de plantación masiva a través del plan Foresta. Bienvenidos sean los árboles de esa iniciativa, que ayudarán a que Murcia deje de ser una de las ciudades más contaminadas de España.

Por nadie pase.

Cabos sueltos

La frustración del portavoz municipal de Podemos. Año y medio después de que el Gobierno local obtuviera el voto de Podemos para sacar adelante los presupuestos, ha quedado de manifiesto la poca fiabilidad del compromiso por parte de PSOE y Cs. Lo publicó ayer La Opinión en un artículo firmado por Alejandro Lorente, donde se ponía de manifiesto el retraso en la puesta en marcha del Centro de Atención Temprana, reivindicado por el portavoz de Podemos, Ginés Ruiz Maciá, para aprobar las cuentas. Ruiz Maciá reconoció ayer en redes, comentando el artículo, la frustración que le supone esa demora. Está claro que para el Ayuntamiento este servicio público no es una prioridad. A ver ahora con qué predisposición está el de la formación morada y su compañera para darle el voto al Gobierno local de cara a los presupuestos de 2023, de los que aún nada se sabe. Aunque, capaces son socialistas y naranjas de llegar a las elecciones municipales sin aprobar las cuentas, lo que sería un verdadero escándalo en la gestión municipal.

Compartir el artículo

stats