Kiosco La Opinión de Murcia

La Opinión de Murcia

Miguel Hernández

El blog del funcionario

Miguel H. Valverde

Rebelarse en Rusia e Irán es cosa de valientes

Decir aquí, a más de 4.000 kilómetros de Moscú y más de 6.000 de Teherán, que el presidente ruso está loco y que es un auténtico hijo de Putin, e incluso que es un criminal de guerra, o que en Irán están mandando un banda de sectarios integristas misóginos y fundamentalistas, es fácil, incluso podrían acusarnos a quienes lo decimos de ser ‘toreros de salón’, sobre todo cuando se hace desde la comodidad que da una democracia plena, a pesar de nuestras imperfecciones.

Pero salir a la calle a manifestarse en Moscú o San Petersburgo, cortarse el pelo en Teherán, o simplemente alzar la voz contra la invasión de Ucrania o luchar para que la libertad y la igualdad sean las señas de identidad de un país donde la religión sigue cortando y coartando la educación y el futuro de cientos de miles de mujeres, es de valientes. Ellos y ellas sí que son héroes y heroínas de carne y hueso.

Ahora que nosotros vivimos aquí un debate sobre si Robin Hood ha resultado ser el ‘padre’ ideológico de nuestro gobierno de coalición socialcomunista, a raíz del debate abierto por algunas comunidades autónomas gobernadas por la derecha en este país, sobre si favorecer que los ricos paguen menos impuestos es contribuir a que los pobres de este país sean más felices, en algunos países cuyos recursos naturales (petróleo y gas) están condicionando el futuro de millones de europeos, incluidas nuestras economías domésticas, miles de mujeres y hombres están literalmente jugándose la vida, y muchos perdiéndola, para que cambien no solo sus vidas, sino las nuestras.

Ahora más que nunca hay que apoyar y respaldar desde la comunidad internacional estos movimientos ciudadanos. Las mayores grietas en el entorno de ambas ‘dictaduras’ no las estamos generando desde fuera de sus fronteras con medidas económicas, sino su propia ciudadanía. Ambos gobiernos autoritarios intentarán, como es lógico, contrarrestar estas revueltas con arrestos, cárcel y asesinatos, sacarán a la calle a sus incondicionales para demostrar al mundo que tienen su ‘artillería’ intacta, y que quienes protestan o huyen a otros países para no ser llamados a filas, serán tachados simplemente traidores, cobardes y cuando no maricones.

No tengo dudas de que ambos líderes harán demostraciones públicas de apoyo de su pueblo a sus políticas, y la comunicación y la información volverá a ser capada de cuajo, y de nuevo se impondrá disparar al mensajero, pero esta vez con balas de verdad, y es que toda dictadura tiene no solo mercenarios que contratar, sino seguidores cegados, algunos lamentablemente por el miedo. Aún recuerdo cuando murió Franco, el dictador que gobernó este país con puño de hierro, las largas colas kilométricas que hubo para despedirse de él, a imagen y semejanza de las que ha gozado la Reina Madre Isabel; por cierto, algunos de ellos están al frente ahora de algunas instituciones, incluso judiciales.

Mientras miles de personas se la juegan de verdad, las lluvias torrenciales han llegado a la costa murciana, y como era de esperar, cuando la naturaleza responde ante el cambio climático, no hay ni tanques de agua ni barrancos que lo soporte. Si este verano ha sido simplemente la prueba del algodón de lo que tendremos a partir de ahora, las gotas frías se convertirán en el pan nuestro de cada día, y es que parece una broma macabra y de mal gusto que ni la lluvia se haya querido perderse que el Mar Menor ya tiene personalidad jurídica propia.

Compartir el artículo

stats