La subida del precio del combustible sigue causando estragos en los servicios municipales. Si hace unos días se supo que Monbus, la empresa que gestiona el transporte colectivo entre Murcia y sus pedanías, había interpuesto un recurso judicial contra el Consistorio para reclamar una compensación económica por el incremento del precio de los carburantes, ahora la Concejalía de Educación ha visto cómo, por el mismo motivo, la empresa de autobuses que gestiona los desplazamientos de las excursiones subvencionadas y programadas por el Ayuntamiento ha decidido dejar de prestar el servicio.

El servicio de transporte desde los colegios a las actividades del programa ‘Murcia, Ciudad Educadora’, fue suspendido al inicio del curso escolar. Según informan fuentes de la Concejalía de Educación, Agenda Urbana y Gobierno Abierto, la subida del precio del combustible llevó a la adjudicataria a solicitar al Consistorio una revisión al alza de los costes de explotación del contrato para poder continuar ofreciendo el servicio. Ante la imposibilidad legal de acceder a esta demanda, según fuentes municipales, la empresa se negó a continuar con su obligación por lo que el Ayuntamiento decidió rescindir este contrato. En este momento el proceso se encuentra en la fase de alegaciones.

Según ha podido saber esta Redacción, el Ayuntamiento ya está trabajando en un nuevo contrato para reactivar lo antes posible los desplazamientos, mientras tanto, muchas de las excursiones que estaban previstas han sido suspendidas por aquellos centros que no han podido asumir este gasto extra, como ha ocurrido en el CEIP Antonio Díaz.

Fue el pasado mes de noviembre cuando el servicio de Educación comunicó a los colegios que si bien las actividades del programa seguían en vigor, la contratación de autobuses tendría que correr a su cargo. En ese escrito se explicaba que esta situación había sido provocada por el «incumplimiento del contrato por parte de la empresa encargada del desplazamiento».

«Lamentamos esta situación, que es algo totalmente ajeno a nuestra gestión», señala el concejal de Educación, Antonio Benito, que recuerda que 2022 fue un año muy difícil para todos. «Ningún contrato público pudo prever en su momento que los precios del combustible podrían llegar a los dos euros el litro », señala Benito, que entiende la postura de la empresa y explica que se buscaron alternativas, «pero nos dijeron que era imposible tocar un contrato que estaba en vigor».

Las excursiones que se han quedado sin este servicio de transporte afectan a todas las etapas educativas, desde Infantil a Bachillerato.