Kiosco

La Opinión de Murcia

Quejas vecinales

Los bolardos de la discordia en Barriomar

El Ayuntamiento de Murcia se compromete a revisar el proyecto ante el malestar vecinal

Los bolardos impiden el paso de carros y sillas de ruedas Israel Sánchez

Las obras que el Ayuntamiento de Murcia viene realizando desde hace unas semanas en la calle Camino Hondo de Barriomar ha generado un gran malestar entre los vecinos que viven en el entorno y entre aquellos que usan este espacio como zona de paso habitual.

El proyecto ha consistido en el adoquinado de esta vía del barrio murciano, pero también se ha aprovechado para poner bolardos a ambos lados de la calle para impedir el estacionamiento de vehículos en la misma, ya que es una vía de paso de coches, que circulan en ambos sentidos.

Sin embargo, la colocación de los bolardos y la distancia que se ha dejado entre estos elementos y las fachadas de las viviendas no ha sentado bien, ya que el espacio es tan reducido que apenas puede pasar una sillita infantil y menos aún una silla de ruedas, según denuncian los afectados.

Los operarios municipales seguían trabajando ayer en el Camino Hondo de Barriomar, donde se ha colocado bolardos que impiden el paso de carros y sillas de ruedas. Israel Sánchez

Desde la propia Asociación de Vecinos La Purísima-Barriomar han consultado al Consistorio sobre las obras, preguntándose «cómo en pleno año 2022 el Ayuntamiento de Murcia sigue sin respetar la normativa de accesibilidad universal con la intervención que está llevando a cabo en el Camino Hondo de Barriomar», lo que llegan a calificar como «un verdadero despropósito».

Ante el malestar y las quejas vecinales, esta semana ha visitado la zona el jefe de obra para comprobar sobre el terreno los trabajos que se están llevando a cabo y cómo solucionar las cuestiones que plantean los afectados.

Fuentes municipales explican a La Opinión que se trata de una calle estrecha en la que la distancia entre los bolardos de una acera y la otra es de 5 metros, cuando lo habitual es que hubiera 7 metros. «Por ello, se ha decidido suprimir las aceras y convertir esta calle en una vía semipeatonal» adoquinada en la que vehículos y peatones circulan al mismo nivel.

Ahora, tras las quejas vecinales en contra de este proyecto, el Consistorio indica que «se van a atender las peticiones vecinales y se comprobará si es viable lo que se propone», por lo que desde la Concejalía de Descentralización ya se ha planteado cambiar el proyecto y el trazado de la circulación de vehículos en el Camino Hondo de Barriomar a un sólo sentido, habilitando también una zona de aparcamiento para evitar las quejas de los vecinos, que con el cambio que se había llevado a cabo habían perdido zona de estacionamiento.

De ahí que los operarios contratados por el Ayuntamiento ya trabajaran ayer en la retirada de los bolardos que colocaron hace sólo unos días.

Compartir el artículo

stats