20 de octubre de 2020
20.10.2020
La Opinión de Murcia
Tribunales

El abogado defensor del profesor de la Escuela Taurina pide que cumpla su prisión preventiva en arresto domiciliario

El acusado fue detenido hace un mes por presuntos abusos sexuales a varios alumnos

20.10.2020 | 13:00
El abogado defensor del profesor de la Escuela Taurina pide que cumpla su prisión preventiva en arresto domiciliario

El abogado defensor del colaborador de la Escuela Taurina detenido hace ahora poco más de un mes como presunto autor de abusos sexuales a una quincena de alumnos ha pedido que pase a cumplir la prisión preventiva en arresto domiciliario, al señalar que no existe riesgo de fuga ni de destrucción de pruebas.

El letrado Manuel Martínez ha hecho esa petición durante la vista celebrada este martes en la Audiencia Provincial de Murcia, en la que ha indicado que ese arresto domiciliario puede ir acompañado de las medidas de control que la sala puede considerar oportuno para vigilar su cumplimiento, así como de una orden de alejamiento de 500 metros de las dependencias de la Escuela y de los alumnos.

El letrado defensor de J.M.O., profesor del centro que se encuentra en prisión desde el pasado once de septiembre, ha combatido con varios argumentos las circunstancias tenidas en cuenta en su día por el juez de guardia de Murcia para decretar el ingreso en la cárcel. Así, ha negado, en contra de lo sostenido en el auto, que su cliente se negara a declarar, ya que contestó a sus preguntas y a las del magistrado que lo dictó, y que si no hizo más manifestaciones fue porque en ese momento la causa estaba secreta.

En cuanto al riesgo de fuga, Martínez ha explicado que no existe, ya que J.M.O. no tiene más medios económicos que la pensión que recibe por la incapacidad absoluta que le fue reconocida hace años. Ha añadido que tampoco se corre el riesgo de que pueda destruir pruebas, ya que las presuntas víctimas de los abusos han comenzado a declarar en el juzgado que investiga los hechos.

También ha explicado que no se puede decir que su cliente sea "una persona normal", para añadir que está diagnosticado de trastorno delirante, a lo que se ha unido desde que está en prisión una depresión que ha obligado a aumentar el tratamiento farmacológico que ya tenía prescrito por el centro de salud mental que lo trata desde hace años, además de ser incluido en el programa de prevención de suicidios.

En el transcurso de la vista, en la que la fiscalía ha solicitado la confirmación del auto apelado, la defensa ha expuesto que los hechos considerados, en principio, y a nivel indiciario, como más graves podrían estar prescritos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook