03 de enero de 2020
03.01.2020
Violaciones

Violación grupal: Las tres veces que Murcia clamó por una manada

La de Beniaján en 2018, la de Santa Rita este verano y la más reciente, la de Santa Eulalia, indignan a la sociedad, que pide que se erradique ya la violencia sexual

03.01.2020 | 21:01
Presuntos violadores de Beniaján, Santa Rita y Santa Eulalia, en un combo de fotos.

Corría el año 2018 cuando la ciudad de Murcia se indignaba al tener conocimiento de la primera agresión sexual múltiple denunciada en el municipio después de que saltase el clamor social tras la violación de Pamplona en 2016. Desde aquello se empezó a llamar 'manadas' a los violadores que actuaban en grupo para atacar a una víctima. Porque 'La Manada' se llamaba un chat de mensajería, con comentarios soeces, que tenían esos agresores (que ya cumplen condena entre rejas) y otros amigos suyos. 

En mayo de 2918, una mujer denunció que tres sujetos la habían violado en un paraje de Beniaján. Los individuos, todos españoles, fueron arrestados, aunque el juez decidió dejarlos en libertad con cargos. Solo a uno lo metieron en la cárcel, pero por otro delito que tenía pendiente. Ellos alegaron que la mujer era prostituta, como si eso les diese derecho a forzarla. Se organizaron concentraciones de apoyo a la víctima delante del Palacio de Justicia de Murcia, sede de la Audiencia Provincial. Estos individuos están pendientes de juicio.

Agosto de 2019. Otra manada. La Policía Nacional arrestaba a tres hombres acusados de agredir sexualmente y golpear a una mujer en Murcia. Era un viandante el que daba la voz de alarma, al ver a la víctima sola y ensangrentada en la calle. Concretamente, en Cánovas del Castillo, una céntrica vía muy cercana a la Jefatura de Policía. La chica, de 41 años, presentaba hematomas y tenía sangre en el rostro. La habñían violado en un bloque de pisos de Santa Rita. A ella la llevaron al hospital. La Policía tardó poco en localizar y detener a los sospechosos.

A los tres los mandaron a prisión, donde otros internos les recibieron con una paliza. En septiembre, uno de los acusados era puesto en libertad. En su declaración ante la Policía, la joven dijo que dos individuos la violaron y un tercero se limitó a mirar, aunque antes sí había ayudado a llevarla al piso de arriba, donde se produjo el ataque. Este sujeto, no obstante, está libre con cargos. Se le imputa omisión de socorro, el mismo delito que a otra mujer que se encontraba también en la casa donde sucedieron los hechos, y que fue detenida por la Policía y puesta en libertad por el Juzgado de Guardia.

Y desde Año Nuevo, la manada de Santa Eulalia. Tratan de desacreditar a sus víctimas alegando que cómo es posible que se produjesen dos violaciones a la vez en dos viviendas distintas. Admiten que conocieron a las chicas en un pub y haber estado con ellas, pero insisten en que no las agredieron sexualmente. Es lo que de momento dicen los detenidos por la violación de tres hermanas estadounidenses en Nochevieja en Murcia, según indican fuentes cercanas al caso.

Los presuntos violadores se llaman Hussein, Mohamed y Johannes. Tienen entre 20 y 25 años de edad y dos de ellos cuentan con asilo político en España (los tres son originarios de Afganistán). El hecho de que tengan asilo no es algo que vaya a entorpecer la investigación, explican fuentes policiales. Como tampoco supone un problema el hecho de que las víctimas se encuentren en estos momentos fuera de España.

En ninguno de los tres casos ha salido aún el juicio oral ni hay sentencia, por lo que todos los sospechosos son presuntos violadores

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook