La UCP de Lorca se consolida en la lucha contra los fraudes al Padrón

Desde su creación, la unidad ha inspeccionado 90 inmuebles

Belén Pérez, responsable de Control del Padrón.

Belén Pérez, responsable de Control del Padrón. / A.L.

La Unidad de Control del Padrón, creada el pasado mes de junio, sigue con su lucha para destapar situaciones irregulares con respecto al Padrón así como contratos de arrendamiento irregulares. En concreto, durante el pasado mes de noviembre la Policía Local llevaba a cabo la inspección de 21 inmuebles, elevando la cifra total de viviendas inspeccionadas hasta las 90 en todo el municipio de Lorca. Dichas inspecciones cuentan "con sus correspondientes expedientes de comprobación de empadronamientos y de información previa por tratarse de domicilios con ocho o más personas empadronadas", según explicaba Belén Pérez, concejala de Control del Padrón.

Esta unidad, cuyo objetivo principal es el de detectar y combatir irregularidades cometidas por los ciudadanos en relación con sus obligaciones con respecto al Padrón Municipal, está conformada por representantes de Urbanismo, Policía Local, Secretaría general y Estadística. 

Asimismo, desde su arranque la Unidad ha generado la apertura de 30 expedientes de baja de oficio, es decir, el reconocimiento de los órganos competentes de la irregularidad llevada a cabo. Destaca, dentro del balance de actividad de la UCP, el número de requerimientos realizados desde su puesta en marcha, un total de 89, entre propietarios y ciudadanos a quienes se ha solicitado que lleven a cabo los trámites necesarios para regularizar su situación.

Con respecto a obras sin licencia, se suma un expediente administrativo más a los ya abiertos por el Ayuntamiento, hasta el pasado mes de octubre, por lo que ya son siete los promotores que pueden enfrentarse a una orden de demolición por haber vulnerado el Ordenamiento Urbanístico vigente. 

Belén Pérez finalizaba destacaba además que el Ayuntamiento de Lorca ha sido pionero, dentro del ámbito nacional, en relación a la puesta en marcha de esta Unidad; confirmando, además, que “han sido muchos los ayuntamientos que nos han contactado para conocer su funcionamiento, remitiendo incluso la ordenanza a aquellos que nos lo han solicitado”. 

Por otro lado, según la edil las irregularidades detectadas más comunes son: viviendas sospechosas por obras y cambios de uso realizados; personas que están residiendo en un domicilio en el que no se encuentran empadronadas; y, por último, personas empadronadas, pero que no residen en esa casa, para cuya regularización se citará al titular del contrato para que comparezca. "En cualquier caso, el titular de la vivienda deberá adecuar los contratos a la realidad", indicaba. Asimismo, destaca la colaboración ciudadana, que supone el 20% de los avisos recogidos por la UCP. Pérez finalizaba animando a los vecinos tanto de la ciudad como de las pedanías a que sigan colaborando con el consistorio "en su lucha contra la infravivienda y la inclusión de aquellos que viven en esas circunstancias" así como "en las actuaciones iniciadas para desmontar el modelo de ciudad dormitorio que se ha extendido por algunas zonas de Lorca"