El punto de atención itinerante del Programa Oblatas Murcia para el asesoramiento a mujeres en contextos de prostitución atendía a 80 mujeres, lo que supone un incremento de un 23 por ciento con respecto al pasado año.

Los datos eran dados a conocer este jueves por la edil de Igualdad, Antonia Pérez, que informaba de las cifras de atenciones realizadas en el punto itinerante del Programa Oblatas Murcia. La edil explicaba que el Ayuntamiento, a través de la Concejalía de Igualdad y las labores de asesoramiento a mujeres en riesgo de exclusión social, colabora con el Programa Oblatas Murcia para atender a mujeres que ejercen la prostitución en el municipio.

Durante los meses comprendidos desde enero a octubre de este año “han sido en torno a 80 las mujeres atendidas en el municipio, ofreciendo una atención orientada al acompañamiento social de las que así lo han solicitado”, explicaba. Se trata, añadía, de mujeres principalmente extranjeras, en situaciones de vulnerabilidad social, en muchos casos agravadas por encontrarse en situación administrativa irregular y con un perfil de prostitución “con alto riesgo de vulnerabilidad social y económica”.

Con el objetivo de poder ofrecer a las mujeres atendidas un espacio de referencia en el que poder recibir atención en un entorno de seguridad e intimidad, durante este año –y desde abril de 2021- ha estado habilitado un punto de atención itinerante, ubicado en un local facilitado por la Concejalía de Igualdad. “La intervención en este espacio ha favorecido mejorar el acceso de las personas participantes a un itinerario de atención social integral y, destaca que más del 50 por ciento de las mujeres atendidas acceden a esta atención, mientras que el año anterior esta llegó a un 35 por ciento del total”, destacaba Pérez.

Desde el inicio, apuntaba, uno de los objetivos de este recurso es servir de puente entre las mujeres atendidas y la red de recursos públicos y privados del municipio de Lorca y, por ello, se han iniciado contactos y coordinaciones con algunos profesionales de diferentes entidades sociales, públicas y privadas, ubicadas en la ciudad y es de esta manera como el equipo de Oblatas ha podido adaptar la intervención a las necesidades detectadas en cada caso, consiguiendo una mayor eficiencia en la respuesta a las demandas.

Por último, agradecía “la enorme labor que realizan los programas sociales de las Hermanas Oblatas, y en los que desde el Ayuntamiento colaboraremos en todo momento, puesto que la atención, el asesoramiento y la ayuda es fundamental para las mujeres que ejercen la prostitución y que con este tipo de programas consiguen apoyo y orientación, participando en talleres y acciones que eviten situaciones de vulnerabilidad y exclusión social”.

Este proyecto ha sido financiado por el Ministerio de Igualdad y la Consejería de Mujer, Igualdad, LGTBI, Familias, Política Social y Transparencia de la Región de Murcia.