La empresa municipal de limpieza, Limusa, aprobaba este jueves su presupuesto anual para el presente ejercicio que asciende a 14,47 millones de euros. En esta cantidad se incluye la prestación de los servicios públicos de limpieza viaria, recogida de residuos y su tratamiento, la limpieza de dependencias municipales, colegios, consultorios médicos y campus universitario, la explotación de la ORA, parking de San Vicente y grúa más depósito municipal, además del transporte colectivo urbano de viajeros.

El presupuesto recibía el visto bueno en una sesión ordinaria de su Consejo de Administración. El vice alcalde y concejal de Empresas Municipales, Francisco Morales, destacaba la “importancia” de la aprobación de estos presupuestos dada la “relevancia” de las tareas encomendadas a la empresa municipal.

El alcalde, Diego José Mateos, señalaba que “en el apartado de saneamiento urbano consolida la mayor partida con cerca de 10,17 millones de euros, siendo el capítulo de personal el que consume la mayor parte de los recursos financieros de esta sección con un 64 por ciento y 133 trabajadores. El último presupuesto activo, de 2019, contemplaba el empleo de 126 personas en este departamento”.

No obstante, la prestación de los servicios ha estado en todo momento garantizada también a pesar del incremento de partidas como la del gasto de personal motivado principalmente por la subida salarial y los acuerdos sociales alcanzados con la masa social. Mateos relataba “en el capítulo de inversiones los más de 205.000 euros presupuestados para la adquisición de dos furgonetas de caja abierta y un vehículo grúa para la recogida selectiva de residuos”.

La mayor fuente de financiación propia de la mercantil pasa a ser el tratamiento de basura –contaba Morales- que tiene su centro de gestión de residuos en Barranco Hondo y que supone unos ingresos aproximados de 2,5 millones de euros.

Las secciones de limpieza de interiores precisarán un gasto total anual de 2,8 millones de euros, el de estacionamiento 650.498 euros y el de autobuses urbanos algo más de 845.000 euros. Estos últimos son servicios estructuralmente deficitarios, resaltaba el vice alcalde.

Este indicaba que los presupuestos reflejan, un año más, y ya van tres, la incertidumbre por el escenario mundial que ha dejado la pandemia de la covid-19, a la que se suma el actual conflicto bélico en Ucrania, la carencia de materias primas, lo incierto de los suministros y la elevada inflación mundial repercutida en el coste de los servicios subcontratados a empresas externas. “Por no citar el elevado incremento en los costes del combustible sobre los precios anteriores. Nuevamente, debíamos disponer de unos presupuestos adaptados que recojan la situación actual y, finalmente, lo hemos conseguido en beneficio de Lorca y los lorquinos”.

El edil popular Juan Miguel Bayonas López, durante su comparecencia en la Sala de Cabildos. Pilar Wals

Sin embargo, el Partido Popular criticaba la “mala gestión económica en la empresa” que llevaba, según el concejal Juan Miguel Bayonas López, a “ejecutar el cuarto rescate de la empresa en apenas tres años, con un gasto de 500.000 euros”.

El edil señalaba que “entre rescates y pérdidas económicas globales, Limusa le está suponiendo unas pérdidas al Ayuntamiento que ya se sitúan por encima de 1,8 millones de euros”. Y recordaba que la empresa “ofrecía ganancias anuales de hasta 1,7 millones de euros”.

Argumentaba que “la llegada del PSOE ha supuesto un retroceso económico para la empresa, que ofreció pérdidas de 943.000 euros en 2020 y en 2021. Tuvo que ser rescatada en dos ocasiones, lo que supuso un gasto extra para los lorquinos de 850.000 euros”.