27 de agosto de 2020
27.08.2020
La Opinión de Murcia
Turismo

Calasparra: todos los turismos en un solo destino

La Cueva del Puerto, el Santuario de la Virgen de la Esperanza, su gastronomía y el descenso del Segura son sus grandes atractivos turísticos -
El municipio, ubicado al noroeste de la Región de Murcia, conserva huellas del paso de distintas civilizaciones con al menos 40.000 años de antigüedad

27.08.2020 | 08:39
Santuario de Nuestra Señora de la Esperanza de Calasparra

Calasparra es uno de esos rincones con un paisaje tan impresionante que permite desde cualquier punto de su orografía contemplar auténticas maravillas de la naturaleza. Aunque quizá lo más sorprendente de este pueblo es que haya sido capaz de conservar íntegramente sus rasgos personales y su belleza a lo largo de los años.

Calasparra es el destino idóneo para un día de paseos sosegados, permitirse el lujo de por sus calles antiguas, y para sumergirse en una emocionante aventura a través de cualquiera de sus múltiples posibilidades de turismo activo. En esta ciudad murciana las ofertas turísticas son tan variadas como atractivas.

Calasparra se encuentra situada al noroeste de la Región de Murcia. Rodeada por las sierras del Puerto y del Molino, es atravesada por los ríos Segura, Argos y Quípar, y ha resultado un enclave óptimo para el desarrollo de distintas civilizaciones desde tiempos de la prehistoria. Un recorrido en barca nos brinda la posibilidad de contemplar las pinturas rupestres encontradas en los Abrigos del Pozo, a orillas del Segura, que datan de más de 40.000 años de antigüedad. También pueblos como los íberos, romanos y musulmanes han dejado en Calasparra un bello legado artístico que puede admirarse en sus calles y edificios más emblemáticos.

El casco antiguo, la hermosa plaza de la Corredera, la Torre del Reloj, la Encomienda que alberga la Escuela local de Música, la Casa Granero, donde actualmente se encuentra el Museo del Arroz y El Museo Arqueológico y la Oficina de Turismo, son sin duda rasgos distintivos y con personalidad de la Villa de Calasparra. Otros destinos de visita obligada son el Yacimiento Hispano musulmán de Villa-Vieja, el Acueducto romano de la Rambla y los Abrigos del Pozo.

Al estar ubicada entre sierras, Calasparra ofrece varios tipos de alternativas para los amantes de la naturaleza. Un sendero de pequeño recorrido por la Sierra de San Miguel desde donde se puede disfrutar de unas magníficas panorámicas de todo el término municipal, o un abanico de grandes emociones en el Cañón de Almadenes; una zona natural y protegida idónea para aquellos espíritus aventureros que gustan disfrutar de actividades acuáticas de aventura y naturaleza.

Santuario de Nuestra Señora de la Esperanza

Preguntes a quien le preguntes, ya sea vecino de Calasparra o forastero, por el lugar mágico y lleno de paz por antonomasia del municipio, la respuesta siempre será la misma: El Santuario de la Virgen de la Esperanza. Este bello rincón, donde la sensación de estar milagrosamente fuera del tiempo afecta a todos sus visitantes, se caracteriza por la exuberante vegetación del río Segura en sus alrededores y por la majestuosa presencia de su ermita, capaces de crear un espacio de sagrado silencio, ajeno a las prisas y a los ruidos del mundo.

Santuario de Nuestra Señora de la Esperanza de Calasparra

La arquitectura del santuario se compone de una combinación bastante armónica, imitando de una forma popular estilos arquitectónicos como el Barroco, el medieval o clásico. Uno de los acontecimientos más importantes ligados al Santuario de Calasparra fue la celebración del Año Jubilar en 2008.

Cueva del Puerto de Calasparra

La Cueva del Puerto es una de las más grandes redes espeleológicas de España, cuyo recorrido turístico, abierto al visitante y acondicionado tanto luminosa como acústicamente, hace de la visita a la cueva uno de los mayores atractivos turísticos naturales de esta Villa.

Esta joya del Turismo Subterráneo es una de las cuevas más desconocidas de España, además de ser la cavidad subterránea de mayor recorrido horizontal de la Región de Murcia, y la única adaptada al turismo. Permite al visitante descubrir durante el recorrido de algo más de 1 hora diversas salas y galerías con una gran variedad de formaciones en espeleotemas, estalactitas, estalagmitas, columnas, banderas, coladas, excéntricas, etc. Además, ofrece la oportunidad de observar una gran parte de formaciones pertenecientes al crecimiento hipogénico, muy curiosas y difícil de ver por la escasez de estas formaciones a nivel nacional.

Cueva del Puerto de Calasparra

 
Para los visitantes están habilitados más de 700 metros con un desnivel aproximado de 50 metros, con varios recorridos. Estos recorridos permiten ofrecer distintos tipos de visitas. Por un lado está la visita turística, sin dificultad alguna, ya que el recorrido está perfectamente acondicionado e iluminado. A parte, existen otros recorridos más técnicos que son el Espeleoturismo y Espeleo 0, una actividad de iniciación a la espeleología que fomenta la imaginación, la creatividad y la curiosidad de los niños y mayores, gracias a la capacidad de descubrir y conocer cosas nuevas.

Durante estos recorridos, un guía se encarga de explicar las distintas formaciones y grandiosidades que nos ofrece esta cueva. Además, el complejo Cueva del Puerto está dotado de Salón de Actos, tienda de suvenires, aula interpretativa y unas vistas maravillosas al Cañón de Almadenes y a los arrozales.

La tranquilidad del descenso por el río Segura

Otra de las maravillas que ofrece Calasparra es su descenso del río, una excelente aventura tanto para los amantes de la naturaleza como para todas aquellas personas en busca de la tranquilidad. El descenso del Cañón de Almadenes para acabar en la Presa de la Mulata suele ser el itinerario rey de esta actividad, que permite disfrutar de una gran variedad de fauna y vegetación a los márgenes del río Segura.

Descenso por el río Segura desde Calasparra

 
Además, los distintos yacimientos prehistóricos y romanos que se diseminan por el Cañón, entre los que destacan los Abrigos del Pozo, completan la oferta con una riqueza arqueológica que en pocos lugares de la Región se puede disfrutar en un entorno natural tan increíble como sucede en Calasparra. Cabe destacar que los Abrigos del Pozo es un lugar accesible en silla de ruedas, para todos aquellos que quiera disfrutar de este singular enclave, llegando desde la carretera.
 

El arroz de Calasparra; santo y seña de su gastronomía

No solo se trata de sentarse a la mesa y comer, el turismo gastronómico es mucho más que eso, es conocer, aprender, comer, degustar y disfrutar de una cultura gastronómica propia del territorio. Sobre esto, Calasparra tiene mucho que decir, y es que dentro del 'turismo paisajístico', fundamental en su cultura, es capaz de ofrecer al turista una experiencia única para disfrutarla en cualquier época del año, aunque es recomendable hacerlo en los tres estadios diferentes de la Vega Arrocera de Calasparra.
 
Es en mayo cuando se inundan las terrazas de agua, ofreciendo una estampa única, un cambio de paisaje que las transforma en espejos que reflejan los distintos tipos de luz, haciendo recomendables los amaneceres y atardeceres para una bonita fotografía. En julio cuando predomina el verde intenso, una secuencia de terrazas alfombradas que se tornan en doradas para finales de septiembre. Y a principios de octubre el arroz de Calasparra se recolecta para su elaboración, envasado y puesta en el mercado.

El arroz de Calasparra; santo y seña de su gastronomía

 
La marca ' Arroz Calasparra' se registró en 1928, y desde entonces la excelente calidad del producto se ha ido afianzando hasta obtener en 1986 la Denominación de Origen. El Consejo Regulador garantiza la procedencia del producto y vela que durante el proceso de cultivo del arroz se respeten los métodos que aseguran una calidad digna del nombre que lo ha hecho internacionalmente conocido y apreciado. Desde el Consejo Regulador también se ha creado recientemente el distintivo "Espiga Dorada",  este sello supondrá para los establecimientos un aval de garantía y un reconocimiento del uso  de este preciado cereal, en sus elaboraciones. El Arroz de Calasparra tiene una característica que lo diferencia del resto; su entorno ecológico y su sistema de cultivo.
 
La gastronomía de Calasparra la podemos disfrutar gracias a su clima y a la altitud en cualquier estación del año, ya que posee una gran variedad de cosechas. Además de las frutas y hortalizas que nos ofrece la agricultura ecológica, destacan los quesos con denominación de origen, el aceite de oliva, embutidos, jamones y dulces.
 
Esta variedad gastronómica hace que, dependiendo de la época del año, podamos disfrutar de unos 'platos típicos', como las fritillas en el Carnaval, el caldo de pelotas con bacalao en Semana Santa, la caldera de toro durante la Feria Taurina, el caldo de espárragos, las migas, el garullo, las toñas, los almendrados, etc. Calasparra es famosa por el tapeo en los distintos bares de la localidad. Muy popular es 'salir de cañas' y degustar con los cinco sentidos las famosas tapas de la localidad. Un evento a remarcar es la famosa 'Ruta de la Tapa: De Cañas por Calasparra', que por 2, 50 € le permite disfrutar de tapa más bebida en los distintos establecimientos de la localidad.

Dónde está Calasparra


Compartir en Twitter
Compartir en Facebook