26 de diciembre de 2018
26.12.2018
La Opinión de Murcia
Sucesos

Arrestado en Jumilla por romper la nariz a un vecino para robarle 30 euros y el móvil

La víctima, de 52 años, identificó a uno de sus asaltantes ante la Policía, pero el otro aún sigue sin detener

26.12.2018 | 16:13
Un agente de Jumilla, de espaldas.

La Policía Local ha detenido en Jumilla a un hombre de 39 años de edad, que responde a las iniciales J. M. O. M., acusado de un robo con violencia en plena calle en el pueblo, tal y como informaron fuentes próximas al caso.

El arresto se produjo el día de Navidad. La víctima identificó a su agresor, uno de ellos, ya que le asaltaron dos. Según relató en su denuncia, se dirigía a su casa por la calle Juan Ramón Jiménez cuando le abordaron dos personas para robarle. Le agredieron físicamente y le ocasionaron distintas lesiones, la más grave de ellas la rotura del tabique nasal.

En cuanto al botín con el que se hicieron los ladrones: 30 euros que llevaba el hombre encima y su teléfono móvil. El aparato fue recuperado por la Policía Local.

La víctima, de 52 años, no conoce al segundo de los sujetos que le asaltaron, al cual se sigue tratando de identificar.

Precisamente también en Jumilla pasó que en Nochebuena le dieron a un hombre siete puntos de sutura tras estrellarle otro un vaso en la cara en un pub.

Los hechos ocurrieron sobre las cuatro de la mañana. El denunciante explicó que entró en un pub, ubicado en la calle Antonio Machado de la localidad de Jumilla, y que, al acceder al local, chocó sin querer contra otra persona, a la que no conocía.

Y es que el bar estaba de bote en bote, algo común, dadas las fechas navideñas que son. Era difícil caminar, recuerda la víctima. Pero esta persona contra la de que chocó no pareció tomárselo demasiado bien, prosigue.

En este sentido, la víctima asegura que este hombre le agarró violentamente del rostro mientras le recriminaba lo que había hecho. El joven dice que apartó de su cara la mano del desconocido y que eso incrementó la ira de este. Así, el sospechoso, sin mediar palabra, y siempre según el testimonio de la víctima, le estrelló un vaso de cristal en el rostro.

El vaso se rompió y le produjo cortes y heridas. Hasta el punto que tuvo que ir a un centro sanitario, donde le hicieron curas y le tuvieron que dar siete puntos de sutura, tal y como acredita el parte médico que aportó a la hora de interponer la denuncia en el cuartel de la Benemérita, explicaron fuentes cercanas al caso.

La Guardia Civil se ha hecho cargo de la investigación y espera identificar y detener en breve al responsable, que sería acusado de un delito de lesiones.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook