10 de noviembre de 2012
10.11.2012
Mula

Desmantelan un grupo que vendía desde una nave de Mula maquinaria pesada que robaba

La Guardia Civil, con el apoyo de la Policía Local del municipio, detuvo a cuatro integrantes de la banda antes de que sacaran el material del país

10.11.2012 | 05:00
Parte de la maquinaria que fue robada y recuperada.

La Guardia Civil de la Región de Murcia, en el marco de la operación que lleva por nombre Arreake, ha desarrollado una investigación orientada a erradicar la sustracción de maquinaria pesada que era empleada en obras de gran envergadura, que se ha saldado con la desarticulación de un grupo delictivo dedicado a esta actividad ilícita.

Según un comunicado emitido ayer por este Cuerpo, han sido detenidos los cuatro integrantes de la red cuando preparaban la salida del país de las máquinas, que fueron recuperadas en su totalidad. Se trata de dos motoniveladoras, un rodillo compactador y un grupo electrógeno.
La operación se inició al detectarse en una nave industrial del municipio de Mula a varias personas que estaban manipulando este tipo de vehículos y preparándolos para ser transportados en góndolas, lo que originó sospechas sobre su supuesta legalidad. Rápidamente se paralizó el inminente transporte de las máquinas, cuyo destino era Holanda, desde donde, con posterioridad, estaba prevista su exportación a países de Oriente Medio como Irán.

La investigación desarrollada permitió a los agentes comprobar cómo las personas que pretendían exportar las máquinas habían obtenido unas facturas falsas para dificultar su procedencia ilícita.

Posteriormente se comprobó cómo las máquinas habían sido sustraídas en distintas obras de Guadalajara, Valencia, Albacete y Murcia y, después transportadas hasta un inmueble de Mula, donde se almacenaban hasta gestionar su distribución ilegal.

Una vez obtenidos todos los indicios necesarios, la Guardia Civil procedió a la detención y posterior puesta a disposición judicial de los cuatro integrantes del grupo delictivo.

Los arrestados son dos holandeses de 42 y 43 años y dos españoles de 26 y 35, y están acusados de robos con fuerza cometidos en diversas localidades de las citadas provincias.

Los cuatro vehículos sustraídos, que alcanzan un valor aproximado de un millón de euros, fueron puestos a disposición judicial y devueltos después a sus propietarios.

En esta operación la Guardia Civil ha contado con la colaboración de la Policía Local de Mula.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook