Obtener la mitad de los escaños más uno en un parlamento autonómico, o lo que es lo mismo, alcanzar la mayoría absoluta, no cuesta lo mismo en todas las comunidades. Es más, el buen resultado del popular Juan Manuel Moreno Bonilla en Andalucía —que estarían encantados de emular sus compañeros del resto de partido de toda España el próximo 28M— no es tan fácil de conseguir en la Región de Murcia. El secreto está, como siempre, en la Ley Electoral y, especialmente, en las circunscripciones.

Josechu Ortega, que forma parte del Comité de Análisis Electoral del Colegio Oficial de Ciencias Políticas y Sociología de la Región de Murcia (Mupolsoc), explica que no es necesario sacar el 50% de los votos porque la Ley D’Hondt «sobrerrepresenta ligeramente»; pero, es que además, en la comunidad andaluza se logró la mayoría absoluta con un 42% de los votos «porque las circunscripciones sobrerrepresentan mucho a los partidos tradicionales».

Cabe recordar que la Región de Murcia tenía su territorio repartido en cinco de estas divisiones electorales hasta 2015, cuando se reformó la Ley Electoral murciana para reducirlas solo a una. 

Para visualizar el efecto de las circunscripciones puede valer el caso de Andalucía: la provincia de Sevilla tiene unos dos millones de personas que se reparten 18 escaños, mientras que por Jaén salen once parlamentarios cuando esta provincia solo tiene medio millón de habitantes. El escaño sevillano vale 111.000 votos frente a los 57.000 del jienense. 

Josechu García

Josechu García

«Es muy difícil calcular cuánto cuesta la mayoría absoluta en la Región de Murcia porque depende de muchos elementos, entre los que destacan la abstención y la participación, pero en función de los datos y del escenario que nos presenta el Cemop, ante una participación en torno al 65%, para sacar la mayoría absoluta aquí haría falta entre el 45 y el 47%, lo que se traduce entre 320.000 y 330.000 votos», adelanta Ortega. El Partido Popular, ahora mismo y basándose en la información extraída del Cemop (que hoy publica un nuevo barómetro que podrá consultar en La Opinión), continúa el experto, sacaría unos 260.000 votos. Echa en falta otros 60.000 o 70.000 sufragios más. «Ni siquiera le valdría con recoger todo el voto que ahora mismo obtendría Ciudadanos», añade. Los naranjas, según las predicciones, recibirían la confianza de 16.000 murcianos, frente a los 41.000 de Podemos y los 92.000 de Vox. Este último partido se erigiría como único socio posible del Partido Popular. 

Comparativa con la ley anterior

Hasta 2015, la sobrerrepresentación en la Región se daba, sobre todo, en la quinta y cuarta circunscripción, Altiplano y Noroeste, respectivamente, agregan desde Mupolsoc. Además, tras haber bajado el umbral electoral al 3%, es más fácil que en estos comicios formaciones emergentes o localistas como Coalición Verde o MC Cartagena «provoquen más fragmentación y hagan más difícil que un partido obtenga 23 escaños».

Con el anterior sistema, en 2015, el Partido Popular obtuvo el 48% de los escaños con el 37% de los votos

Según Ortega, que en el ámbito privado trabaja como consultor político, en 2015 el PP, con el 37% de los votos, obtuvo el 48% de los escaños (sobrerrepresentación de más del 10%). El PSOE, por su parte, alcanzó casi el 29% de los escaños con el 24% de los votos. Sin embargo, Ciudadanos, con el 12,5% de los apoyos electorales tan solo ocupó el 8,8% de los escaños. La panorámica en 2019 es bien distinta. Con el 32,36% de los votos, el PP alcanzó el 35% de los escaños; el PSOE ganó las elecciones con el 32,43% de los sufragios y sacó un escaño más que los populares. «No tiene nada que ver con lo que había antes porque ahora se prima la representación de distintas sensibilidades», afirma Ortega.

En la actualidad, el escaño en la Región vale entre 18.000 y 21.000 votos, aproximadamente. «Se considera que es justo cuando nos comparamos con otras comunidades uniprovinciales».

"Subir el umbral al 5% puede perjudicar a Vox en el futuro"

En la legislatura que termina ya hubo un amago por parte del Gobierno regional para volver a reformar la Ley Electoral y subir el techo de nuevo al 5%, tal y como informó La Opinión. Cabe preguntarse si un Gobierno con más poder se atrevería a dar el paso para afianzarse en el Palacio de San Esteban.

En la presente legislatura ya hubo un amago para volver a reformar la Ley Electoral

El politólogo Josechu Ortega considera que «ahora mismo volver a las circunscripciones solo beneficiaría al PP y al PSOE». Sobre la subida del umbral electoral del 3 al 5%, no cree que perjudique a Vox a corto plazo porque se trata de un partido que se encuentra «cómodamente» cerca del 17%, según los últimos sondeos. Sin embargo, no hay que olvidar, remarca, que los nuevos partidos, «que crecen rápidamente, pueden caer con la misma rapidez. Ya lo estamos viendo». 

Mayoría suficiente

El PSOE de Pedro Sánchez ya planteó la idea del Gobierno de geometría variable, que venía a decir que tiene legitimidad para gobernar por ser el ganador y aunque no alcance la mayoría absoluta. «A esto está intentando jugar el PP ahora con el discurso de la mayoría suficiente», opina Ortega, que va más allá y pronostica una posible estrategia: pedirle al PSOE que le deje gobernar en solitario para evitar el Ejecutivo con Vox que tanto critican