El Fútbol Club Cartagena continúa preparando la siguiente temporada, que será la quinta consecutiva de la entidad albinegra en Segunda División en esta etapa y que viene cargada de retos. Retos institucionales como el de una posible venta del club a un fondo de inversión y también retos deportivos. Tras una campaña en la que el cuadro cartagenero estuvo en el alambre, la intención es mejorar a todos los niveles: desde la planificación hasta los resultados, pasando por la confección de una plantilla que se debe renovar casi por completo.

Ha empezado el Cartagena por las renovaciones de lo que considera la base válida del equipo para el curso que viene. Andy Rodríguez y Alfredo Ortuño han sido los primeros en llegar a un acuerdo con el club para conformar parte de la columna vertebral y la siguiente pieza podría estar en la zaga. Entre los centrales Pedro Alcalá y Kiko Olivas se mueve el asunto. La soberbia temporada del mazarronero casi no deja lugar a dudas mientras que el rendimiento del malagueño este último año puede marcar la decisión de la comisión deportiva.

Ambos, Pedro y Kiko, forman una pareja de centrales de mucho nivel que se ha forjado durante años como compañeros en el Girona además de en el Cartagena. También son amigos en el plano personal. No obstante, el primero está pasando por una mejor etapa con respecto a las lesiones. Olivas, sin embargo, se ha perdido casi un tercio de la temporada por lesión: once partidos de baja ha acumulado el antequerano, lo que ha situado por encima de su lugar a un Gonzalo Verdú renqueante por las molestias.

Kiko Olivas ha terminado el curso con 23 partidos jugados, entre los que se encuentran cuatro con menos de diez minutos sobre el césped. Su inconsistencia no le ha permitido ser el importante jugador que fue en épocas anteriores, una circunstancia que viene repetida del año pasado, cuando sólo jugó dos partidos más.

En este contexto, el zaguero se ha dejado querer y ha dejado clara su intención de alcanzar un acuerdo con el club si este así lo considera oportuno. «Acabo contrato aquí y es cierto que he pasado dos años magníficos», declaró para Radio Marca días atrás. «Tanto yo como mi familia estamos encantadísimos, super adaptados y ojalá pudieramos seguir», añadió sobre su situación actual.

No obstante, no descarta Kiko Olivas ningún escenario este verano que le pudiera llevar a otro destino. «Acabo contrato y aún no he tenido noticias del Cartagena. Estoy a la espera de ver qué va saliendo u ofertas que pueden llegar», aseguró. «Con la familia es más difícil salir al extranjero, pero no cerramos ninguna puerta. Tengo muchas ganas de seguir aumentando mi número de partidos porque me encuentro plenamente bien, al cien por cien, y creo que aún me queda mucho por dar. Me queda mucha ilusión por seguir jugando a esto», comentó de manera más extensa.

El futbolista, que quiere seguir en España, espera acontecimientos mientras sigue pendiente de una comunicación del Cartagena que aún no le ha llegado. En ese plano aparece el Málaga, que ya le tanteó hace dos veranos. Su posible regreso a Segunda División podría provocar un movimiento de fichas.

Julián Calero, en su presentación con el Levante: "Este es mi sitio"

Julián Calero, en su presentación con el Levante: «Este es mi sitio» | MIGUEL ÁNGEL MONTESINOS/SUPERDEPORTE

El ya exentrenador del FC Cartagena, Julián Calero, fue presentado en el día de ayer con el Levante UD. Acompañado de Felipe Miñambres, director deportivo del cuadro granota, Calero pronunció sus primeras palabras como entrenador levantinista. «tenía la intuición de que este era mi sitio. No sé por qué, pero lo sabremos más adelante. Estoy tremendamente contento. Me daba igual cualquier situación. Estaba focalizado en venir al Levante», admitió.