«No nos hemos sentido acosadas», leía en voz alta Carmen Fresneda, una de las jugadoras del Alhama ElPozo. Un grupo de 15 jugadoras –de 24 que conforman la plantilla– publicaba un vídeo donde leen un comunicado en el que han defendido que, las allí presentes, apoyan a su entrenador, Randri García.

«Queremos y debemos aclarar por qué las jugadoras, aquí y ahora, queremos hacer este comunicado. Se ha trasladado a los medios de comunicación que toda la plantilla del Alhama hemos realizado una denuncia de forma unánime, cosa que no es verdad. Y que esa denuncia vertía una grave acusación de acoso sexual de nuestro entrenador. Una acusación delictiva de suma gravedad y las que estamos aquí y suscribimos este vídeo decimos que no es así», afirman en relación con la información publicada en los últimos días. El anterior comunicado de las jugadoras, emitido este mismo martes, contaba con 17 firmantes. En el vídeo solo aparecen 12, sin embargo, algunas fuentes indican que dos de ellas no pudieron estar en la grabación del mismo, una por estar lesionada y otra por estar con la selección.

Las jugadoras de la plantilla que aún no se han pronunciado lo harán en las próximas horas.

La situación del Alhama ElPozo, equipo de la Primera División femenina de futbol, es insostenible desde hace tiempo. El modus operandi del técnico y las constantes faltas de respeto hacia las jugadoras hacen del vestuario del conjunto murciano un infierno para muchas de ellas. Las jugadoras sufren un acoso continuo por parte de Randri García, quien se dirige a ellas con insultos y menosprecios. La gota que ha hecho colmar el vaso ha sido una imagen, de contenido sexual, enviada por el entrenador a las jugadoras a través de Whatsapp.