Mientras el arbitraje español se encuentra en el punto de mira de todo el mundo por el escandaloso ‘Caso Negreira’, cada vez son más las voces críticas a un sistema con potencial, pero con mucho margen de mejora: el videoarbitraje o VAR, por sus siglas en inglés. Desde el Fútbol Club Cartagena ha sido una voz autorizada, la de Pablo De Blasis, la que ha expuesto su opinión sobre el arbitraje español a raíz de sentirse perjudicados durante el presente curso, pero sin entrar a debatir polémicas propias que puedan «sonar a excusa». El argentino criticó el rumbo que está adquiriendo el fútbol en España por culpa de la mala aplicación del sistema VAR con educación y respeto al mismo tiempo que repasó el momento actual de su equipo.

Varias fueron las polémicas que salpicaron la derrota del Cartagena en La Cerámica frente al Villarreal B. Desde una posible mano en el área amarilla hasta una agresión sin balón no entendida como tal pasando por una rigurosa expulsión son los motivos que han llevado el tema arbitral al seno del conjunto albinegro y por ello fue preguntado Pablo De Blasis en la previa del próximo encuentro frente al Lugo. No obstante, su intención fue más allá de la queja por jugadas concretas, opinión que se guarda para sí mismo.

«Leí que somos, junto al Racing, los más perjudicados de la liga, pero eso me lo guardo para mí porque sena a excusa y nosotros tenemos mucho que mejorar. Más allá de eso, amo al fútbol y me gustaría que se revisara el tema. Que se junten árbitros, jugadores y entrenadores porque nos estamos alejando cada vez más. No pido que nos pidan opinión a todos, pero que se revise para no dañar al deporte», expresó el argentino.

La opinión de un futbolista que ha vivido el fútbol español durante cinco años en Primera y Seguda y que ha cogido «un cariño especial a España» es suficientemente importante como para tenerla en cuenta. «En España no se dan cuenta lo que son ante el mundo del fútbol. Son unos privilegiados y están cerca de ser el mejor fútbol del mundo, pero hay dos puntos que diferencian a LaLiga de la Premier League. El fútbol es un deporte de contacto y aquí se premia al que más grita o pone el centro contra la mano del contrario. Además, la manera en la que se aplica el VAR está matando al hincha, que es lo más importante que tiene el fútbol», manifestó con firmeza.

Dejando a un lado el tema arbitral, Pablo analizó el partido de mañana frente al Lugo. «Nos vamos a encontrar con un rival que está un poco rejuvenecido e hizo dos buenos partidos. Vienen con poco margen para su objetivo, pero no tiene por qué ser un motivo para que pongan más ilusión que nosotros. Será un buen partido y muy duro», aseguró. También tuvo un momento para repasar el estado físico de la plantilla, amenazado por las bajas. «No es lo mismo presentarse con todo el equipo y que el mister pueda decidir entre más opciones a que lo que nos está pasando. Nos agarra en un momento importante, pero creo que es más importante que se recuperen bien a la rapidez para estar todos en el final de liga», apuntó.

El centrocampista sabe que los dos últimos partidos fueron buenas oportunidades para acercarse al play off y no quiere desperdiciar más partidos. «Cuando termine todo vamos a saber que cada partido fue único. Si nos lo tomamos así nos irá mejor. Pensamos que siempre hay tiempo, van pasando las jornadas y dejamos pasar ocasiones únicas. Son puntos que podemos necesitar al final», destacó.

De Blasis cerró su intervención hablando sobre su incierto futuro. «Planee mucho el año pasado, lo tenía todo claro, moví a la familia y salió todo al revés. Por eso me propuse disfrutar este año y decidir cuando termine. Gimnasia cambió de presidente y tiene otro aire, pero yo tengo la cabeza en estos diez partidos y lo que más quiero es entrar en el play off y darle a la gente la ilusión de hacer algo histórico», concluyó.

El renovado Lugo de Iñigo Vélez amenaza al cuadro cartagenerista

El Club Deportivo Lugo está atravesando una temporada muy difícil. Tras un buen inicio, al conjunto rojiblanco le ha costado mucho sacar adelante los resultados tanto en casa como fuera y ya ha sufrido tres cambios de entrenador para intentar reconducir una situación francamente complicada. En última posición y con la peor racha de la liga, los del Anxo Carro han confiado en Iñigo Vélez para apurar sus últimas opciones de salvación en el tramo final de competición y, aunque no ha conseguido ganar, tampoco ha perdido en las dos jornadas que ha disputado. Busca el vitoriano un golpe de gracia en el Cartagonova a costa de un Cartagena tocado psicológicamente por las bajas y por alejarse del objetivo del play off.

En cuanto a estados de ánimo, FC Cartagena y Lugo se encuentran en lados opuestos de la ecuación justo antes de darse cita este viernes (21.00) en el Cartagonova. Mientras uno pierde poco a poco las opciones y la fe por llegar a los puestos de promoción, el otro renueva su ilusión por evitar el descenso. En ambos casos, los dos últimos partidos han sido claves para llegar al momento actual.

El cuadro de Luis Carrión ha sumado, en las últimas dos jornadas, dos derrotas con goleada incluida que han hecho daño en el seno del equipo. Ni el apoyo de su afición ni la posibilidad de acercarse al play off fueron motivación suficiente contra el Andorra para un equipo que se deshizo en una mala segunda parte con tres goles en contra. Además, los albinegros sufrieron la temprana baja de Jairo, que arrastrarían hasta el partido siguiente. Ante el Villarreal B lejos de casa el golpe fue aún más duro, ya que conllevó las bajas de Martos y Ureña sumadas a los cinco goles recibidos en un final bochornoso que también acarreó las expulsiones de Pablo Vázquez y Damián Musto.

Mientras tanto, el equipo de Iñigo Vélez ha reconducido medianamente la situación con dos empates ante el Alavés -0 a 0- y Racing -1 a 1- que, si bien no sirven al Lugo para salir del atolladero -sigue último-, cambia totalmente la moral de una plantilla que sumaba siete derrotas de las nueve jornadas anteriores.

Se aferra el conjunto gallego a la permanencia en el fútbol profesional, que actualmente tiene a doce puntos de distancia. Cualquier situación positiva en el partido del Cartagonova será un extra de motivación para los lucenses. Ahí reside el peligro del rival en un encuentro que el Cartagena no puede dejar pasar si quiere mantener la esperanza de alcanzar la promoción.