17 de diciembre de 2020
17.12.2020
La Opinión de Murcia
Entrevista
Cineasta

Miguel Alcantud: "Creemos que 'El Cid' puede rivalizar con otras series internacionales"

"Solo nos faltaba un poco de zarangollo en el 'catering' para estar como en casa", asegura el director sobre un elenco muy murciano

17.12.2020 | 04:00
Miguel Alcantud.

El cartagenero es uno de los directores de El Cid, la gran apuesta española de Amazon Prime que mañana llega a los hogares de medio mundo con el murciano Jaime Lorente como el encargado de recuperar para la pequeña pantalla a una figura histórica controvertida y de leyenda como Rodrigo Díaz de Vivar.

Mañana verá la luz en Amazon Prime una de las series más esperadas de la temporada, El Cid, una superproducción a la altura de la leyenda de Rodrigo Díaz de Vivar que tendrá al murciano Jaime Lorente (La casa de papel, Élite) como protagonista. De hecho, el del barrio del Carmen es el principal atractivo de una producción que podrá verse en medio mundo y que tiene claro sabor regional. Y es que, más allá de 'Denver', en el elenco aparecen el lumbrerense Ginés García Millán y el cartagenero Daniel Albaladejo. Pero es que, además, tras las cámaras se encuentra, entre otros, Miguel Alcantud, también nacido en la ciudad portuaria y un hombre clave en el desarrollo de la ficción seriada de este país en los últimos años. En su currículum, además de cuatro largometrajes (Impulsos, Anastezsi, Y viceversa y Diamantes negros), figuran más de sesenta capítulos dirigidos para series como El Ministerio del Tiempo, Águila Roja, Estoy vivo o El Internado. Hablamos con él para conocer un poco mejor este ambicioso proyecto.

Este viernes se estrena, por fin, El Cid, y me da la sensación de que muy pocas series españolas han generado tantísima expectación.
Sí, la verdad es que parece que la gente tiene muchas ganas de verla. Y, bueno, yo estoy contentísimo, claro. El hecho de haber trabajado en una serie que tiene a tanta gente pendiente es algo que, evidentemente te genera cierto nerviosismo, pero que sobre todo es una alegría inmensa; al final, hacemos esto para que ellos lo vean, así que...
Eso le iba a preguntar: ¿no añade tanta atención un plus de presión de cara a la publicación en Amazon Prime de ese primer capítulo, o el trabajo ya está hecho y lo que el público quiera opinar es algo que se escapa a vuestro control?
Hombre, claro. Pero bueno, esos nervios están ahí siempre que haces algo. Cuando estrenas –ya sea una serie, una película o una obra te teatro– sabes que te sometes al juicio del público. Y está bien porque, como digo, lo haces para eso, para que lo vean y lo valoren; eso es lo principal. Pero, por otra parte, como dices, el trabajo ya está hecho, y vaya bien, regular o mal, estamos tranquilos porque sabemos que nos hemos esforzado al máximo, que hemos estado durante más de un año trabajando en ella [El Cid] y que nos hemos dejado literalmente los cuernos en este proyecto. Ahora solo podemos cruzar los dedos y desear que a la gente le guste.

Aunque ha trabajado en series de muchísimo peso ( El Ministerio del Tiempo, Águila Roja...), ¿es quizá este el proyecto más ambicioso (al menos a nivel de equipo, personal, presupuesto, efectos...) en el que se ha visto involucrado?
En cuanto a trabajo de producción, presupuesto y magnitud, sí, sin duda. El esfuerzo que ha hecho Amazon [la productora] con El Cid ha sido enorme, y tanto por su parte como por la nuestra se ha hecho todo lo posible para que el espectador pueda ver una serie de gran factura, que pueda rivalizar con otras producciones internacionales de la plataforma.

Ahora que tan de moda están las series de ambientación medieval, ¿puede ser El Cid nuestra Juego de tronos? ¿Va en esa línea, aunque sea mucho menos fantasiosa?
Sí. Hombre, nosotros dragones no hemos metido [Risas], pero sí. Quieras o no, cuando haces algo con una estética medieval –que es la que teníamos que trabajar sí o sí porque hablamos del siglo XI–, es normal que te quieran comparar con Juego de tronos, Vikings, The Last Kingdom... Todas estas son grandes series con un gran presupuesto, pero nosotros no hemos querido ser ninguna de ellas; nosotros queríamos ser El Cid, hablar nuestro propio lenguaje, lograr nuestra propia estética..., pero ves a gente peleando con espadas y es difícil no hacer esas asociaciones. Aún así, creo que cuando la vean descubrirán una serie con personalidad propia.

Hablando de personalidad... ¿Qué Cid nos vamos a encontrar en pantalla? Porque hay muchos Cids, según a quien preguntes..., y más ahora, en un tiempo en el que la política lo envuelve todo en este país (especialmente la Historia).
[Ríe] Sí... Bueno, en este sentido también se ha hecho un gran esfuerzo por parte del equipo de producción durante la fase de documentación del proyecto, e incluso después. Hemos trabajado codo a codo junto a diferentes historiadores para hacer un retrato de Rodrigo Díaz que fuera lo más fiel posible, pero lo primero que hay que aclarar es que del siglo XI conservamos muy poquita información... Y además, en los escritos que se conservan sobre él se mezclan la persona y la leyenda, por no hablar de que, como dices, hay tantos Cids como personas a las que les quieras preguntar. Así que no ha sido un trabajo fácil. No obstante, esta es una obra dramática, no un documental, así que nos permitimos ciertas licencias a la hora de rellenar esos 'huecos' que nos ha dejado la Historia.

En cualquier caso, si hablamos de El Cid, hablamos de Jaime Lorente. ¿Qué tal ha sido trabajar con él? Porque habrá mucha gente que tenga en la cabeza la imagen que proyectan sus personajes más populares (los de La casa de papel y Élite), pero hablamos de un actor con muchos más recursos...
Lo que diferencia a Jaime respeto a muchos otros actores de su generación es que él no es un chaval formado en la tele; Jaime empezó haciendo teatro, y eso le permite tener una base muy sólida sobre la que trabajar. Además, técnicamente es muy bueno... Con lo que es muy fácil trabajar con él. Aparte de que como persona es un encanto, sabe lo que hace, y desde el principio nos entendimos muy bien. La gente se puede quitar los prejuicios que tenía o que teníamos antes sobre él. En las distancias cortas descubres que es un actor de los pies a la cabeza y, en esta ocasión, presenta a un personaje distinto y trabajado por todas partes (cuerpo, voz...).

Él se está llevando toda la atención, pero tenemos a algún murciano más en el reparto... Hábleme de ellos y de sus papeles en la serie. Deben haber hecho piña...
Sí [Ríe], casi estábamos como en casa; solo nos faltaba un poco de zarangollo en el catering y lo hubiéramos tenido todo [Risas]. Yo a Gines [García Millán] ya lo conocía basante –hemos trabajado mucho juntos–, y en El Cid hace de malo; pero de malo divertido. Interpreta al rey Ramiro de Navarra y construye a un villano muy sarcástico, pero también muy luminoso; estas cosas que tiene Ginés, que te hace una cosa y la contraria a la vez... Es maravilloso. Y Dani [Albaladejo] ha sido todo un descubrimiento para mí. Le conocía de hace mucho, pero no habíamos coincidido, y en esta serie presenta a un personaje con muchos matices, cargado de emotividad, de fuerza... Él es un poco el mentor de El Cid, uno de sus maestros, y quien le transmite muchos de sus valores, y ha hecho un trabajo impresionante. En cualquier caso, debo decirte que estoy encantado con todo el elenco. Hemos tenido la gran suerte –o la habilidad– de construir un casting en el que todos funcionan muy bien.

Oye, sé que tienen la segunda temporada ya rodada y que esto de las series depende mucho de la audiencia. Pero, ¿el proyecto está planteado para alargase más allá?
Sí. De hecho, la productora está pendiente ahora de si nos dan días para empezar a rodar la tercera. No te puedo decir mucho más porque nos obligaron a firmar un acuerdo de confidencialidad, pero la idea es que se alargue un poquito más.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook