Tal día como hoy, pero de 1886, arrancó la huelga por la que los obreros de entonces exigían un derecho que ahora se antoja consolidado, pero por el que corrieron regueros de sangre: el de trabajar ocho horas al día

En la fábrica de maquinaria agrícola McCormick, en Chicago, las movilizaciones acabaron, dos días después, en masacre, con una pelea de trabajadores contra esquiroles tras la que la Policía acabó disparando a destajo. El resultado, media docena de muertos. “¿Quién podrá dudar ya que los chacales que nos gobiernan están ávidos de sangre trabajadora? Pero los trabajadores no son un rebaño de carneros. ¡Al terror blanco respondamos con el terror rojo! Es preferible la muerte que la miseria”, se leía sobre la matanza en el Chicagoer Arbeiter-Zeitung, un diario de la época publicado en alemán.

Miembros de la Federación de Asociaciones Africanas preparan sus pancartas. A.L.H.

137 años después de aquellas revueltas, que consiguieron avances sociales, los sindicatos han convocado manifestaciones en todo el país, también en la Región, porque tienen claro que queda bastante por hacer. Que no todo está conquistado. Las organizaciones sindicales mayoritarias (UGT, Comisiones Obreras y USO) ya anunciaron que el lema conjunto para las movilizaciones de este 2023, año electoral, iba a ser: ‘Subir salarios, bajar precios, repartir beneficios’.

Con esta demanda por bandera, miles de personas participaron en Murcia en la marcha que partió de Plaza Fuensanta, para seguir Gran Vía arriba, como es habitual. Alrededor de medio millar lo hicieron en la segunda ciudad de la Región, Cartagena, donde la manifestación partió de Plaza de España.

‘En la bandera, alianza de unidad, he volcado la esperanza de soñar en paz, armonía y libertad’, se leía en negro sobre blanco junto a un combo de banderas: la de España, la LGTBI y la de la República. Lo portaban un hombre y una mujer en la avenida de la Libertad de Murcia, minutos antes del inicio de la marcha. “El pueblo unido jamás será vencido”, sonaba desde un altavoz. Un grupo de personas de la Federación de Asociaciones Africanas de Murcia recordaba con carteles que ‘la FAAM lucha por las trabajadoras y los trabajadores’. En el suelo, una pancarta muy roja en todos los aspectos: ‘Destruir el capitalismo, construir el socialismo. ¡Viva el Primero de Mayo Comunista!’

24

Las imágenes de la marcha del Primero de Mayo en Murcia Juan Carlos Caval

'Trabajar menos, vivir mejor'

Poco después, se desplegó sobre el pavimento otra pancarta, esta verde y rubricada por Más Región y Equo: ‘¡32 horas ya! Trabajar menos, trabajar todas, vivir mejor’. Al lado, unas mujeres de negro se acordaban de pedir por un Mar Menor vivo. ‘Paremos la guerra, no más armas a Ucrania’, se leía en otro cartel, que portaba una mujer junto al de ‘OTAN, brazo poder financiero internacional’.

Banderas de la República y del Partido Comunista, antes del comienzo de la marcha. A.L.H.

La primera política en llegar a sumarse a la movilización fue María Marín, candidata de Podemos a la Presidencia de la Región, que dijo que “nos siguen sobrando los motivos para salir este Primero de Mayo. Por ejemplo, en 2022 tuvimos el doble de accidentes laborales que en 2021. Tenemos que seguir reivindicando la seguridad y salud laboral”. En este sentido, recordó que el Gobierno autonómico no ha renovado la estrategia de seguridad y salud laboral, ya que, a su juicio, el Ejecutivo de Miras prefiere quedar bien “con CROEM y con algunos empresarios egoístas” más que con los obreros.

Al poco se personó el líder del PSRM-PSOE, Pepe Vélez, que apuntó que “salimos a la calle para reivindicar más empleo y mejor, y desde luego eso hay que hacerlo apoyándose en los sindicatos, para que los derechos de los trabajadores puedan consolidarse”. “Tenemos la suerte de tener un Gobierno de España que cree en los derechos de los trabajadores”, subrayó, para pasar a enumerar actuaciones recientes del Ejecutivo de Pedro Sánchez, como la de subir el salario mínimo. El Gobierno de Miras, por si parte, “no cree en los derechos de los trabajadores”, según el exdelegado.

Los llegados de Totana

Desde Totana y Alhama, pasando por Alcantarilla y Librilla, llegó una tropa de personas, a iniciativa de Comisiones Obreras, que fue recibida con aplausos. Cabe recordar que el objetivo de esa acción era reclamar la igualdad en los derechos de los fijos discontinuos, la negociación de los convenios colectivos que siguen sin renovar en la Región y la actuación contundente de la Inspección de Trabajo para detectar a las empresas que pagan a sus trabajadores por debajo del salario mínimo. Ondeaban banderas con la hoz y el martillo y las caras de Lenin y Stalin y destacaban globos blancos del sindicato USO.

Rostros conocidos, como el del profesor Francisco Jarauta, el del que fuera concejal del PSOE en Murcia José Ignacio Gras y el del sacerdote y activista Joaquín Sánchez, Importante de Abril de La Opinión. Cerca, el secretario de Juventud y Diversidad de UGT, Miguel Lajarín, reunía a su grupo de RUGE, la organización juvenil del sindicato, y recordaba que su existencia es algo pionero en Europa.

"No puede ser" que haya trabajadores con el sueldo congelado durante años

Empezó a sonara todo volumen ‘Je veux’ de la francesa Zaz conforme la marcha comenzó a avanzar por la Gran Vía. A pie de pancarta y con una chapa de ‘35 horas ya’, Antonio Jiménez, líder de UGT en la Región, habló de “orgullo” y de que “la movilización colectiva de los trabajadores ha hecho mucho” por los avances conseguidos en España. Aludió al derecho “a una vivienda digna” y a un salario decente, y destacó que “hemos tenido una reforma laboral histórica”. “Y estamos muy orgullosos de haber incrementado los derechos de las personas en situación de vulnerabilidad, de los teletrabajadores, de los fijos discontinuos”. No obstante, falta por hacer: “Tenemos que dar la importancia que tiene a la prevención de riesgos laborales, necesitamos una Región que atienda a resolver los problemas que tiene en materia de precariedad, necesitamos tener unos servicios públicos potentes y seguir consolidando el estado del bienestar, ese bienestar social para todos los trabajadores y trabajadoras”.

25

Las imágenes de la manifestación del Primero de Mayo en Cartagena Iván Urquizar

Junto a él, Santiago Navarro, la cabeza visible de Comisiones en la Comunidad, habló de su periplo desde Totana y Alhama y enunció que “vamos a seguir trabajando para reactivar la negociación colectiva”, porque “no puede ser” que haya trabajadores con el sueldo congelado durante años, como los hay. “Eso no podemos permitirlo y no lo vamos a permitir”, aseveró.

Tachó de “vergüenza” la realidad de que hay personas mayores que mueren esperando recibir una ayuda. Instó a los empresarios a “darse cuenta” de que, si sus empleados tienen mejores condiciones laborales, va a ir la compañía mejor. 

‘Soy fija discontinua y si enfermo paso hambre’, se leía en otra pancarta

Preguntado por la economía sumergida, Navarro manifestó que “hay trabajadores que están al borde de la pobreza” y que hay “contratos temporales, a tiempo parcial, que están impidiendo a los jóvenes, a muchas personas, poder independizarse”. Por eso pidió más mano dura y más vigilancia a la Inspección de Trabajo. En la misma línea se mostró Jiménez, que afirmó que “la economía sumergida es un mal plato para el trabajador y una indigestión para el conjunto de la sociedad”.

José Sáez, secretario general de Unión Sindical Obrera (USO) en la Región, por otro lado, indicó que “es un día de lucha, reivindicativo, llamamos a que la gente siga reivindicando, los trabajadores tienen que seguir luchando por unos convenios justos”.

"Orgullo proletario"

‘Soy fija discontinua y si enfermo paso hambre’, se leía en otra pancarta. Doce menos veinte, los líderes de los sindicatos acaban de atender a la prensa y echa a andar la marcha, al son de ‘Ella’, de Bebe. Las cientos de personas se manifiestan “por unos salarios para vivir y no para sobrevivir”, como resuena desde el altavoz que encabeza la movilización.

Unos se manifestaron acompañados por sus mascotas. Otros no se perdieron la marcha pese a las dificultades de ir en silla de ruedas. También hubo en la protesta menores de edad, ya con conciencia de clase. “De barrio a barrio, orgullo proletario”, coreaban los presentes. “Queremos que el burgués no llegue a fin de mes”, comenzaron a cantar luego, para acabar preguntándose, megáfono en mano, “dónde están las trans en el mundo laboral”. En bicicleta, como colofón de la marcha, unos activistas se acordaban de Sandra M.M., la mujer procesada porque, presuntamente, pegó a un policía nacional en el marco de las protestas por el soterramiento.

Sentenció Karl Marx que “la peor lucha es la que no se hace”. En cuanto a los trabajadores de la Región, está visto que por falta de lucha no va a ser.

Un momento de la manifestación que recorrió este 1 de Mayo las calles de Cartagena. IVAN URQUIZAR