La patronal de los hoteles de la costa alerta de que la inversión turística en el Mar Menor sigue sin recuperarse después de las crisis ambientales que ha sufrido la laguna salada en los últimos años. Hostetur pone como ejemplo de la desconfianza existente los siete chiringuitos que han quedado desiertos en la convocatoria del Ayuntamiento de Cartagena debido a la incertidumbre que sigue pesando sobre el futuro de la zona y a la escasa afluencia de turistas. La organización empresarial reclama a la Consejería de Medio Ambiente una limpieza de las playas que siguen invadidas por las algas y los fangos para evitar que el mal estado de la costa ponga en peligro la temporada turística del próximo verano. También demanda «una estrategia de comunicación» que ayude a recuperar la imagen del Mar Menor.

El presidente de Hostetur, Luis Cabello, planteó estas demandas en la Comisión de Turismo y Mar Menor de la COEC, que se ha reunido en Cartagena con los consejeros de Presidencia, Turismo y Cultura, Marcos Ortuño, y de Medio Ambiente y Mar Menor, Juan María Vázquez.

El encuentro celebrado este miércoles estuvo presidido por la presidenta de la patronal comarcal de Cartagena, Ana Correa, que ha solicitado «un trabajo coordinando entre las administraciones central, autonómica y local con los agentes sociales y empresariales a los que afecta de forma directa la situación del Mar Menor».

Para Luis Cabello, «la Semana Santa no ha sido tan buena como nos hubiera gustado, debido, sobre todo, a ciertas imágenes de algunas zonas, que no son las óptimas», según informó COEC en una nota de prensa.

Considera que «la deficiente imagen que sigue ofreciendo el Mar Menor en algunas zonas de la laguna continúa provocando una escasa afluencia de turistas en las áreas más afectadas».

El presidente de Hostetur se lamenta de que, «desgraciadamente, eso es lo que transciende, aunque el resto de la laguna esté en su mejor situación desde hace años».

Cabello se refería así a las playas más cercanas a la desembocadura de la rambla del Albujón, en las que sigue habiendo algas en descomposición y fangos que deterioran la imagen de la costa e impiden el baño.

Fuentes de la asociación señalan que, tras las crisis ambientales que se han producido desde que apareció la ‘sopa verde’ en 2016, «nadie te asegura que no vaya a haber problemas», lo que acrecienta la incertidumbre ante el futuro e impide que se recupere la inversión. No obstante, los empresarios afrontan la próxima campaña turística «con optimismo», aunque se quejan de que en los municipios ribereños «no se está produciendo el boom que viven otras zonas turísticas. En el Mar Menor la inversión se ha parado», apuntan desde Hostetur.

La patronal ha pedido a la Comunidad «una estrategia de comunicación coordinada entre empresarios y la Administración regional, para mejorar la imagen del Mar Menor y ayudar al sector hostelero a remontar la difícil situación por la que está pasando».

Por su parte, el consejero de Medio Ambiente informó a la patronal de que los servicios contratados por el Gobierno regional han retirado 2.718 toneladas de biomasa vegetal del Mar Menor en lo que llevamos del 2023. Añadió que los efectivos dedicados a la retirada de la ova se van a incrementar para mejorar la limpieza de las playas de cara a la temporada de verano.