«En 40 años nunca ha habido tan mal ambiente». Así describe la situación actual a nivel laboral en el Puerto de Cartagena su Comité de Empresa. Diego Zaplana (CC OO), que forma parte del Consejo de Administración, describió ayer el clima de «terror y coacciones» que sufren los trabajadores.

En una rueda de prensa ofrecida ayer junto a Isabel Rosique (UGT), afirmó que, después de que la jueza haya pedido que se investiguen a nueve personas y dos empresas, hay «motivos suficientes para que Muñoz dimita y deje de dirigir el Puerto». No obstante, advirtió que seguirán defendiendo a los trabajadores sin pedirles que se signifiquen, ya que existe «miedo», pues se han tomado represalias con dos empleados que acudieron a una concentración e incluso contra un miembro del comité de empresa.

Nueva denuncia

El sindicalista Diego Zaplana denunció que la «prepotencia» de la presidenta de la APC le ha llevado a seguir cometiendo «irregularidades». El pasado sábado, sin ir más lejos, ordenó modificar los requisitos necesarios para optar a una plaza de responsable de mantenimiento, «eliminando la vida laboral». En opinión de los sindicatos, estos se hace para poder ofrecer «plazas a medida».

Además, como ya adelantó ayer La Opinión, el Comité de Empresa está preparando una nueva denuncia contra la presidenta por suspender dos veces el concurso para licitar el servicio de vigilancia y seguridad del Puerto. Según los sindicatos, el objetivo de Yolanda Muñoz es que se lo adjudique la empresa Salzillo Seguridad.

En este sentido, denunció que la presidenta de la Autoridad Portuaria de Cartagena «tiene la costumbre» de decirles a los servicios jurídicos de la institución «lo que está bien o no», pues «es tan prepotente que en su ignorancia impone su criterio digan lo que digan».