“Si le hubieran dado más publicidad, de una forma más cercana, de barrio… pero, así, yo creo que la mayoría de la gente no sabe que hoy llega a Murcia el AVE”, admite Graciela Álvarez, dueña del bar Siglo XXI, en la calle Pío XII de la capital murciana.

En las mesas de su cafetería, a las diez y media de la mañana, los paisanos hablan de las vacaciones de Navidad y de qué harían si les toca la Lotería. Nadie comenta que la Alta Velocidad por fin está en la capital de la Región. “¿Que el AVE viene hoy? No, no lo sabía”, admite una señora mayor que camina por la Orilla de la Vía.

“¿Tú sabes que hoy se inaugura el AVE?”, pregunta Álvarez a un trabajador de limpieza viaria que se acerca a la barra a pagar. “Yo no, y trabajo en este barrio”, admite el hombre. “¿Cuándo decís que viene el AVE?”, interviene en la conversación una joven, sentada en una mesa. “Dicen que hoy”, apunta la propietaria del negocio, ubicado al lado de donde estaba el antiguo paso a nivel, que ya no existe, después de que la movilización vecinal, pacífica e insistente, lograse su objetivo.

Vista de unas terrazas de Santiago el Mayor, donde nadie habla del Ave A.L.H.

Sobre si el AVE les afecta en su día a día, Álvarez indica que “no, porque acá no está la estación”. “Nos cambió el tema de que es soterrado. Eso sí, porque es importante”, puntualiza, para precisar que “aparte, está el paseo, que está muy bien hecho”. 

En el paseo en cuestión, un cartel donde antes estaban las vías y el paso a nivel: ‘Zona peatonal, tratamiento provisional bulevar Santiago el Mayor’. Y lo que más se demandó en su día: ‘Prohibido el aparcamiento y la circulación de vehículos’. 

Ahora pasan jóvenes haciendo deporte, con los cascos puestos, madres con carricoches, niños en patinete y personas en bicicleta. Los primeros se paran en los bancos y en los maceteros para estirar. En el suelo, verde pizarra, hay pintados juegos infantiles con colores y nubes sonrientes. Ya no hay riesgo de que un convoy se lleve a nadie por delante. 

Paco Mateos, dueño de la tienda de ropa de hogar Frany A.L.H.

Paco Mateos, dueño del negocio de ropa y hogar Frany, afirma que “lo mejor que nos podía haber pasado es el soterramiento”. Que las vías vayan por debajo dio lugar a que “no se haga un barrio que se preveía que iba a ser marginal”. 

El vecino celebra “todo lo que sea quitar barreras y crear espacios libres… ya lo que venga encima del soterramiento, da igual”. “Lo importante es que lo que llegase, llegase soterrado”, reitera, para insistir en que “el día importante fue cuando empezaron las máquinas a soterrar”. “Llevo más de treinta años” clamando por el soterramiento, rememora el encargado de este negocio familiar.

“¿A qué hora llegan? ¿A las cuatro? Me pilla durmiendo la siesta”, apunta Nieves, esposa de Paco, con una sonrisa. “Pero si viene Pedro Sánchez, a lo mejor me acerco”, añade la mujer.

“Ya nos cambió la vida poniendo el paseo y soterrando el tren, que esto era tercermundista. Una vez que lo han soterrado, genial que venga el AVE”, manifiesta Belén, vecina de Santiago el Mayor que caminaba este lunes por la mañana por el bulevar.

"El tren que venga es secundario, porque aquí no lo vamos a coger ninguno"

"El tren que venga es secundario, porque aquí no lo vamos a coger ninguno", sostiene otra vecina, casi en una carcajada. La mujer, que prefiere no dar su nombre, dice, a pie de bulevar, que "mi hija va a seguir cogiendo el Blablacar ese, porque el tren cuesta mucho dinero". Se refiere al servicio de coche compartido, organizado ya como empresa en una página web, donde los trayectos entre la capital de España y la capital de la Región salen por 20 o 25 euros el viaje.

El día histórico, para ellos, fue cuando soterraron. Y ya. "¿Del periódico? Pon grande que nosotros estamos muy contentos de que no nos partieran el barrio y nos dejasen ‘apestaos’, pero que, lo que es el AVE, yo creo que no lo vamos a coger ninguno", dice, con una sonrisa, Mª del Carmen López, pensionista.

Casi 3.000 plazas cada día 

El AVE Murcia-Madrid comenzará el servicio comercial este martes. Renfe, de momento, ha programado 8 servicios diarios, 4 por sentido, entre ambas ciudades, con una oferta diaria de 2.824 plazas. Cuatro de los servicios tienen origen y destino Madrid Chamartín Clara Campoamor, con paradas intermedias en Orihuela y Elche y un tiempo de viaje de 2 horas y 45 minutos.

Los otros 4 servicios AVE tienen origen y destino en la estación madrileña de Puerta de Atocha con paradas intermedias en Orihuela, Elche, Alicante, Villena, Albacete y Cuenca. El tiempo de viaje para este recorrido será desde 3 horas y 25 minutos.

Debate en redes

Además del bar del barrio, otro espacio de intercambio de puntos de vista es Internet. Aunque la realidad de que el AVE llegaba a Murcia este lunes «yo creo que no lo han puesto ni en Facebook», precisa de nuevo Graciela Álvarez.

En esta red social, una usuaria recordaba que «levamos sin tren directo desde Murcia a Madrid desde el 1 de marzo, teniendo que hacer malabares para poder llegar», para expresar que a ella le da «igual que el tren se llame Alvia, AVE o perico el de los palotes, mientras haga el viaje en un tiempo razonable». 

«Y sí, he comprado billetes por 19 euros, y cuando pase la oferta comprándolos con tiempo tendrán precios asequibles. Lo del trazado ya no se puede cambiar, que luchen por que se electrifique la conexión con Albacete con el Alvia y seguramente tarde menos de tres horas», sugirió la mujer.Otros como Luis Javier Fernández, opinan que las administraciones está «regalando el AVE a Madrid y Barcelona y aquí, como siempre, estamos sin conexión a Cartagena y Almería».