Pablo Ríos Enamorado es una de las cinco personas que aprobaron hace una década la primera oposición para personas con discapacidad intelectual. Miembro de la asociación Astrapace de Murcia, trabaja como ordenanza en el SEPE y esta semana recibía un homenaje en Madrid por parte de Plena Inclusión España.  

Un momento del homenaje a Pablo Ríos y otros compañeros en Madrid. Plena Inclusión

«Cuando estaba en el homenaje de Madrid me sentí eufórico. Fue la misma sensación que tuve cuando aprobé la oposición hace diez años y pensé: mi discapacidad no ha podido conmigo», manifiesta el ordenanza.

«Han pasado diez años y a mi padre todavía se le saltan las lágrimas cuando me ve con el uniforme del trabajo», afirma.

"Cuando trabajaba en otros sitios, siempre tenía miedo de que apareciera alguien mejor que yo"

A la pregunta de cómo ha cambiado su vida desde que trabaja en la Administración, Ríos cometa haber «tenido cambios buenos y otros no tanto», dado que «tengo las tardes libres y eso me deja tiempo para hacer otras cosas que me dan calidad de vida, pero también tengo que madrugar mucho y eso me ha alterado mucho el sueño». «Me ha costado acostumbrarme, pero al final, con esfuerzo, me he adaptado», apunta.

«Estoy tranquilo con mi plaza»

Está contento de tener un puesto fijo, ya que «cuando trabajaba en otros sitios, siempre tenía miedo de que apareciera alguien mejor que yo, de que pensaran que alguien lo haría mejor, y eso me hacía sufrir». «Ahora que tengo mi plaza estoy más tranquilo y esa tranquilidad me hace incluso trabajar mejor», manifiesta.

El trabajador anima a otras personas con discapacidad a presentarse a unas oposiciones: «Les diría que esto no es sólo una oportunidad, que van saliendo plazas. Si lo intentas y fallas, no pasa nada, tienes más oportunidades», remarca al respecto. «Tener un trabajo es muy importante para tener una vida tranquila. Observo a mis compañeros de Astrapace y te puedo decir que cada uno tiene una habilidad diferente, pero todos tienen una habilidad».

Arte y danza en Belluga

Belluga se llenó de pintura, de danza y de ilusión. La que pusieron los participantes en la jornada, que demostraron que son muy capaces, aunque tengan otras capacidades. El alcalde de Murcia, José Antonio Serrano, y las concejalas de Mayores, Vivienda y Servicios Sociales, Paqui Pérez; y de Salud y Transformación Digital, Esther Nevado, asistían este viernes por la mañana a las II Jornadas de Arte Inclusivo programadas con motivo del Día Internacional de las Personas con Discapacidad.

Artistas murcianos pintaron con miembros de Assido, AFES Salud Mental Murcia y Comarcas, la Asociación On-Off Parkinson Región de Murcia y la Asociación sin ánimo de lucro de Personas con Lesión Medular y otras Discapacidades Físicas de la Región. 

«En el arte como en la vida, lo normal es ser diferente», tiene claro el alcalde Serrano. «El empoderamiento es el objetivo de estas jornadas», precisó al respecto.

Premios de la Comunidad

Los Premios de la Discapacidad Región de Murcia 2022 se entregaron ayer en una gala, en la que estuvo la consejera de Política Social, Isabel Franco, en la que la Comunidad distinguió a aquellas personas e instituciones que han destacado por su labor a favor de la integración. Se distinguió a Luis Cayo Pérez, presidente del Cermi; José Luis Belda Guardiola; Josefa Ruiz, Elena Funes, Ana Rodríguez y María Dolores Reig; Jorge Conesa Garcés de los Fayos, conocido como ‘Jorge Moto’; el Ribera Hospital de Molina y la Escuela de Seguridad Pública del Ayuntamiento de Cartagena, informa la Comunidad en una nota de prensa.